Frida Andrade
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- ¿Se imagina que además de comerse el nopal pueda usarlo para pintar su casa?
Eso no está tan lejos de la realidad, gracias a la máquina Nopart inventada por alumnos del Instituto Politécnico Nacional (IPN).
Dicha máquina prepara pintura orgánica elaborada a partir de la baba del nopal, ya que cuenta con propiedades térmicas que se usan como impermeabilizante y la viscosidad contiene características de adhesión para usar en el lugar que se quiera aplicar, explicó Mariana González, participante del proyecto y estudiante del Centro de Estudios Científicos y Tecnológicos (CECyT 9), Juan de Dios Bátiz.
Además se agregan otros ingredientes como la cal, sal y agua.
El nopal es abundante en el centro del País, hecho que fue lo que impulsó su uso para este proyecto.
“También pensamos en que teníamos que buscar un material que no sea difícil de conseguir y que tampoco dañemos a la ecología. El nopal es muy abundante en el País, tan sólo en la Ciudad de México hay 7 mil 500 hectáreas en las que se planta y cada hectárea tiene alrededor de 27 mil plantas de nopal”, detalló González.
Otra de las características de la pintura orgánica es que no causa contaminación como es el caso de los productos industriales.
“En la elaboración, aplicación y un posterior desecho de una pintura orgánica no se genera contaminación como la pintura industrial.
“Ya que las pinturas industriales al momento de su elaboración existe una emisión de COV, que son Componentes Orgánicos Volátiles y lo que más ocupan son disolventes y metales pesados, éstos al exponerse al sol generan ozono troposférico, el cual es uno de los gases más contaminantes que hay”, puntualizó González.
Las pruebas hechas arrojaron que el tiempo de vida de la pintura blanca, puesta en interiores, puede durar entre 10 y 12 años intacta, es decir, sin que se caiga, sin grumos o grietas, dijo
González.
En exteriores dura entre cuatro y cinco años.
Los estudiantes también crearon pintura de diferentes colores, en este caso y si se añadieron colorantes de repostería es posible que dure entre cuatro y cinco años en el interior sin que se dañe, ya que quizá sólo disminuirá el tono y será más claro.
Y en el exterior permanecerá de tres a cuatro años.
Pero el color también se puede obtener a partir del uso de productos agropecuarios como la jamaica o la fresa, para este caso la duración es menor.
Así que adentro de las construcciones el color tiene un tiempo de vida de dos a tres años, pues poco a poco se va desgastando.
Y para exteriores la duración es de uno y dos años.
Por ahora, se trata de un proyecto escolar al que los alumnos le darán seguimiento para llevarlo al terreno comercial.