Ante la cercanía de la aprobación del nuevo Código Urbano para el estado de Aguascalientes, el secretario de Desarrollo Urbano capitalino, Adrián Castillo Serna, llamó ayer al Poder Legislativo local a abrir un consenso de esta nueva ley, que en su esencia es técnica, y que requiere de una mayor evaluación para precisarla y darle claridad para que resuelva cuando la apliquen los ayuntamientos y los ciudadanos.

Aseveró que esta nueva legislación no debe ser un instrumento de unos cuantos expertos, sino que pueda ser entendida por cualquier ciudadano, ya que en ésta se abordan asuntos relevantes que competen a todos y que deben favorecer la convivencia ciudadana, como son los condominios.

“Esta nueva normatividad es un tema verdaderamente amplio y con muchas aristas, motivo por el cual es correcto que el Estado de Aguascalientes se retrase un poco más en la autorización de este Código Urbano, siempre y cuando se haga consensuado con los once ayuntamientos, los colegios y las cámaras de profesionales para acceder a un documento que no tenga tantas hojas que nadie leerá”.

Añadió que se necesita un documento más ejecutivo que remita al cumplimiento de las normas técnicas que establecen los instrumentos de construcción en las urbanizaciones.

Luego, sostuvo que el documento asciende a más de mil cuartillas, con más de 900 artículos, lo que lo hace muy extenso y por lo cual se debe ser preciso con la semántica de connotaciones para que sea claro.

Además, observó que al interior del Congreso del Estado existen pocos expertos como ingenieros y arquitectos para que les ayuden en una revisión detallada ante la enorme cantidad de consideraciones técnicas vigentes, por lo que es importante reunirse con los ayuntamientos y los organismos profesionales de la entidad.

Castillo Serna, al compartir sus observaciones a este Código Urbano que tiene un alto contenido técnico, no sólo jurídico, dijo que una de las áreas de oportunidad es el Artículo 688 del proyecto de iniciativa, que establece la vida útil de los materiales. Ese tipo de información no es necesario que vaya en la ley general, tales precisiones deben ir en los reglamentos particulares.

“Ciertamente, Aguascalientes trae retraso en el contexto de la Ley de Asentamientos Humanos publicada en el 2016, que ordenaba a todos los estados a que tuvieran sus ordenamientos legales aplicables a más tardar en noviembre de 2017, sin embargo, este Código Urbano abarca tantos temas y los diputados deben observar todos esos pequeños detalles para que no se compliquen los reglamentos posteriores que se derivarán del mismo”.