Todavía hay en circulación varios camiones urbanos que no cumplen con la Ley de Movilidad, unos están convertidos en chimeneas andantes, otros simplemente son modelos viejos y han cumplido su ciclo de vida, y otros más ni siquiera el permiso para circular portan.

Así lo denunció la diputada presidenta de la Comisión del Transporte Público en el Congreso del Estado, Gladys Adriana Ramírez Aguilar, quien resaltó que es momento de que la autoridad ponga mano firme ante esta situación, considerando que el servicio que brindan es de primera necesidad.

Si bien dijo desconocer el porcentaje de camiones urbanos que se encuentran en esas condiciones, es menester que se haga una supervisión a esas unidades y se obligue a los concesionarios a que cumplan con lo establecido en la normatividad.

No es posible, dijo, que haya concesionarios que todavía “piensan que pueden hacer las cosas como quieran y trabajar sin el permiso, lamentablemente siguen con esos malos hábitos”, aunque comentó que se tiene conocimiento de que algunos camiones los han ido cambiando poco a poco, por eso es que para ella resulta complicado saber el dato de cuántos están irregulares.

Un aspecto favorable en cuanto a este servicio público, es que los choferes estarán recibiendo la certificación que les permita garantizar que están debidamente capacitados para maniobrar las unidades con cierta tripulación.