El diputado Raymundo Durón Galván, presentó iniciativa de adición a diversas disposiciones del Código de Ordenamiento Territorial, Desarrollo Urbano y Vivienda para el estado, para que se obligue a los concesionarios de transporte público a instalar botones de pánico en las unidades.

Expuso que en el transporte público, usuarios y choferes en ocasiones son víctimas de los delitos tales como robo, lesiones, de carácter sexual y en algunos lamentables casos llegan a ser privados de la vida.

La Encuesta Nacional de Victimización y Percepción Sobre Seguridad Pública (ENVIPE) 2017, que presenta el INEGI, refleja que la inseguridad afecta de manera directa a las personas y a los hogares en los delitos de robo total de vehículo. Asimismo, la inseguridad se extiende en el robo parcial de vehículo, robo en casa habitación, robo o asalto en calle o transporte público y en otras formas como carterismo, allanamientos con robo en patio o cochera, y abigeato. Se presentan incidencias de fraude, extorsión, amenazas verbales, lesiones y otros delitos distintos a los anteriores, como secuestros y delitos sexuales.

Sobre el caso particular de robo o asalto en calle o transporte público, dicho indicador se reporta como el más frecuente a nivel nacional, seguido de la extorsión, y se muestra como más recurrente en otras entidades federativas, de las que se menciona en primer lugar el Estado de México, Guanajuato, Ciudad de México, Nuevo León, Puebla y Tabasco.

Estos datos permiten concluir que los delitos que se comenten en el transporte público no son de mucha recurrencia en nuestra entidad, pero debemos reconocer que sí ocurren y por tanto se deben establecer en la ley los mecanismos que por una parte inhiban la comisión de esos delitos.

Y por otra parte, la propuesta busca establecer medidas que permitan una respuesta efectiva de las autoridades de seguridad pública, todo esto a manera de prevención, pues ésta es en gran medida una forma de evitar la comisión de delitos.

Actualmente, existen entidades federativas en las que se ha optado por implementar medidas como la instalación de un dispositivo denominado “Botón de Pánico” en las unidades, caso concreto es la ciudad de Puebla.

Éste permite la localización de las unidades por medio de un sistema de posicionamiento global (GPS). La misma medida ha sido implementada en Nezahualcóyotl, en el Estado de México, donde la comisión de delitos en el transporte público se ha tornado parte de la vida cotidiana.

En Aguascalientes, de acuerdo a la encuesta a que se hace referencia en líneas anteriores, no existe recurrencia en ese tipo de delitos, sin embargo, se deben tomar las medidas necesarias para inhibir y en todo caso hacer más efectiva la respuesta a la atención de usuarios y choferes en el transporte público que pudieran ser víctimas de algún delito de los que se llegan a cometer en esa forma de transporte.

El legislador propone se obligue a los concesionarios del servicio público de transporte local de pasajeros y de carga, a instalar botones de pánico a las unidades de transporte público, mediante los cuales usuarios y choferes alerten a las autoridades de seguridad pública.

¡Participa con tu opinión!