Antonio Baranda y Érika Hernández
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO .-Los Gobernadores de Jalisco, Michoacán y Guanajuato pidieron ayer al Gobierno federal abrir lo más pronto posible los ductos de Pemex para agilizar la normalización del abasto de combustibles en sus estados.
Los tres mandatarios estatales, junto con sus homólogos de Hidalgo, Querétaro y el Estado de México, se reunieron ayer en privado con los secretarios de Gobernación, Energía y Seguridad Pública, así como con representantes de la Defensa Nacional, para intercambiar información sobre la situación en sus entidades.
El Gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro, advirtió que su estado requiere la apertura del ducto Salamanca-Guadalajara, la cual, desmintió, no ha sido reabierto.
«Aunque entendemos la necesidad de establecer un nuevo mecanismo de distribución de gasolina en el país, tarea en la cual nos sumamos incondicionalmente para trabajar juntos, también es cierto que requerimos para poder normalizar la situación la apertura del ducto Salamanca-Guadalajara, de lo contrario me parece prácticamente imposible lograr ese propósito.
El Gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles, demandó abrir la red Salamanca-Morelia, que surte a la zona centro.
«Se va a tardar todavía porque primero es garantizar la seguridad (del ducto) y luego ponerlo en funcionamiento. En el caso particular de Michoacán se espera que en 48, 72, horas se abra el ducto, entonces con eso estaría ya superado literalmente el problema», dijo.
Mientras que su homólogo de Guanajuato, Diego Sinhué, señaló que en su estado, de 600 gasolinerías, apenas funcionan 15, lo que está provocando un verdadero conflicto social porque suman 12 días y no hay fecha para que la situación se normalice.
«Felicitamos al Presidente por esta valiente decisión de enfrentar el robo de combustible, pero también exigimos el pronto abastecimiento de nuestras gasolinerías», indicó.