Dulce Anahí Soto Luévano
Agencia Reforma

Cd. de México, México.-Médicos e integrantes de organizaciones de la sociedad civil exigieron a la Cofepris tomar medidas eficaces para detener la comercialización de vapeadores y cigarros electrónicos en el País, productos que consideran riesgosos para la salud.

Luego que la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) otorgara la semana pasada un amparo que considera inconstitucional la prohibición total de estos dispositivos, los activistas urgieron a la dependencia sanitaria a intervenir.

«Es muy importante que la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) tome acción, no se puede quedar pasmada», afirmó Erick Antonio Ochoa, director de Salud Justa MX.

Aunque la venta de estos dispositivos está prohibida y el amparo otorgado no se traduce en una autorización libre e irrestricta para su comercialización, en México ya existen mil 329 puntos de venta físicos de una marca y sitios de internet que los ofertan sin control, sostuvo.

Además, refirió, 975 mil mexicanos se reportan consumidores de vapeadores y cigarrillos electrónicos, según datos de la Encuesta Nacional de Consumo de Drogas, Alcohol y Tabaco (Encodat) 2016.

«Por los impactos a la salud pública, hacemos el llamado a que, incluso, por parte del Poder Ejecutivo se tomen acciones emergentes para detener esta comercialización».

Ochoa aseveró que la Cofepris está facultada para tomar medidas emergentes, como aprobar nuevos lineamientos para la importación de vapeadores, por lo que no tendría que esperar una reforma a la Ley General para el Control de Tabaco.

A decir de Juan Zinser Sierra, oncólogo del Instituto Nacional de Cancerología (INCan), el uso de estos aparatos puede ser más dañino y peligroso que el tabaco convencional.

Zibnser Sierra explicó que los cigarros electrónicos se fuman con saborizantes que contienen toxinas adicionales a la nicotina.

Los dispositivos de este tipo que se venden ahora, sostuvo, contienen más nicotina que los primeros que salieron al mercado, pues pasaron de viales de 5 mililitros a otros de 30 y hasta 50.

«Y en lugar de tener nicotina entre 1.5 y 2 por ciento, cantidades convencionales, tienen hasta más de 5 por ciento. Un viaje con esa concentración de nicotina equivale a 40 cajetillas de cigarro. Por eso se han reportado muertes de quienes ingieren esta cantidad en poco tiempo».

El médico dijo que con los cigarros electrónicos se debe inhalar más profundo y el aerosol se distribuye de manera completa en los pulmones, razón por la que se están registrando problemas pulmonares agudos.

Aunque la combinación con mariguana los hace más tóxicos, subrayó, también hay casos de muertes en quienes sólo los usaron con nicotina, por lo que estos aparatos no son una opción para dejar de fumar.

«Sustituir una modalidad muy tóxica por una menos dañina, ése es un engaño. Lo que la industria está haciendo es mantener la adicción a la nicotina», aseveró.