Martha Martínez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO 15-Aug-2018.- El experto en desarrollo social Rodolfo de la Torre recomendó que se establezcan candados para evitar que los “superdelegados” propuestos por el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, puedan utilizar sus cargos con fines electorales.
El director del Programa de Desarrollo Social con Equidad del Centro de Estudios Espinosa Yglesias (CEEY) reconoció que es difícil separar la operación política de la administrativa del Gobierno federal.
No obstante, aseguró que sí es posible disociar lo electoral de quienes serán los delegados únicos.
El especialista indicó que una manera de hacerlo es establecer candados a su desempeño.
Uno de ellos, detalló, puede ser prohibir que los futuros delegados compitan por espacios políticos algunos años después de su renuncia al cargo.
“Por ejemplo, no podrían ser candidatos a gobernador, a senador o a cualquier posición a nivel local a menos de que se hayan separado del cargo, digamos, dos años antes de la elección correspondiente”, señaló.
De la Torre advirtió que no limitar la figura de los “superdelegados” es un riesgo porque pueden convertirse en personajes que compitan con los poderes locales y que dificulten la comunicación entre los estados y el Gobierno federal.
“La parte riesgosa es que una persona con ese poder rivaliza con los poderes locales y esto puede convertirse incluso en una competencia política en que quien esté ahí más que facilitar la comunicación con el Gobierno federal la obstaculice o la filtre y adicionalmente pueda amasar tal influencia que después pueda ser factor político local, por ejemplo, un candidato a la gubernatura”, aseveró.
El experto en desarrollo social expuso que, además de estos candados, deben existir reglas claras respecto a lo que podrán y no realizar los delegados únicos a fin de reducir la discrecionalidad en el uso de los fondos y en el ejercicio de sus funciones.
“Deberá haber reglas claras de qué asuntos pueden tratar directamente estos delegados únicos y qué asuntos pueden tratarse directamente con otras autoridades del Gobierno federal para que no haya discrecionalidad”, insistió.
Consideró que la medida propuesta por López Obrador generará importantes ahorros presupuestales porque, desde su punto de vista, tener tantos delegados en cada estado del País es un enorme dispendio de recursos económicos y técnicos.
“Hay que reconocer que, de todas maneras, existe en la actual estructura un dispendio de recursos por tener a tantos delegados que, a veces, no termina de unificar la política del Gobierno federal hacia un estado o una región”, planteó.
No obstante, llamó a prevenir y a evitar los riesgos que esta nueva figura puede generar.