Para evitar que los trabajadores federados se retiren con una pensión ínfima, es apremiante establecer una pensión mínima garantizada dentro del régimen de jubilaciones para los servidores públicos. José Manuel Rosales Cortés, secretario general del Sindicato de Jubilados y Pensionados FSTSE, informó que según estimaciones, el grueso de los burócratas obtendrá pensiones equivalentes a tan sólo dos salarios mínimos.
Por lo anterior, dijo que debería establecerse un decreto, para que por lo menos obtengan ingresos por tres salarios mínimos al momento de su retiro, toda vez que el salario mínimo es una burla, son recursos con los que nadie puede vivir, mientras que con tres salarios mínimos, una persona jubilada podría alcanzar a cubrir sus necesidades más elementales.
Rosales Cortés recordó que con la anterior Ley del ISSSTE, los trabajadores federados recibían como pensión de manera íntegra el salario que percibían en su último año laboral, pero con el esquema de cuentas individuales que entró en vigor a partir de 2007, es el ahorro del trabajador, más un apoyo del Gobierno y un bono por los años de servicio.
Recordó que cuando se modificó la ley, el Gobierno Federal hizo perspectivas a futuro por medio de simuladores, pero éstos no se apegaban a la realidad, pues contemplaban un bono y un ahorro del 3% por trabajador, cuando la realidad es que no puede ahorra una persona que gana 6 mil pesos mensuales; por ello se prevé que las próximas pensiones vendrán aún más reducidas.
Por último, el secretario general del Sindicato de Jubilados y Pensionados FSTSE afirmó que se tiene la creencia de que quienes trabajan en Gobierno Federal ganan bien, pero en realidad sólo lo hacen los trabajadores de confianza o los mandos medios y superiores, mientras que para los trabajadores de base, su promedio salarial está entre los 6 y 9 mil pesos.

¡Participa con tu opinión!