El Heraldo de Aguascalientes

Piden bajarle a los audífonos

Si cuando escucha música no puede oir las conversaciones de quienes los rodean o si al usar audífonos, la persona que está a su lado puede identificar la melodía que sale de sus audífonos es señal de que está dañando a su oído.
También lo lastima cuando no descansa después de una hora de estar expuesto a cualquier sonido.
Para que la afectación aparezca, basta con oír música con audífonos a un nivel que no pueda escuchar cuando alguien te habla, durante dos o tres años, explica el otorrinolaringólogo del IMSS, Juan Rosas Peña.
“El problema del oído interno, que es el órgano propio de la audición, es que (con el ruido excesivo) las células ciliadas ya no tienen recuperación. Cuando estamos sometidos a ruidos por arriba de 80 decibeles, eso causa una degeneración (del oído)”, advierte.
El especialista, también director del Hospital General de Zona No. 47 del IMSS, explica que esta acción, más el ruido ambiental y el de bares o clubes, propicia que la sordera –que puede aparecer en la vejez– se presente en la juventud, hasta 30 años antes.
“Disminuir la intensidad de los ruidos puede prevenir que tengamos un número de sordos más pronto que lo que pensábamos antes”, asegura el otorrinolaringólogo.
El índice máximo de ruido al que se puede estar expuesto es de 65 decibeles. A partir de los 80, las células ciliadas del oído se dañan, y con 120, el oído puede reventarse, detalla.
En tanto, Dalia Lazcano, audióloga del Centro Médico Nacional 20 de Noviembre del ISSSTE, explica que la Organización Mundial de la Salud (OMS) reporta que, a nivel global, mil 100 millones de jóvenes están en riesgo de pérdida auditiva. De estos, el 50 por ciento está en riego por el uso constante de dispositivos de audio, y el otro 40 por ciento, por exponerse a conciertos, clubes nocturnos o bares con mucho ruido.
“Los sonidos muy fuertes van dañando las células del oído interno y propician que se vayan degenerando y vayan dejando de escuchar adecuadamente”, detalla la médica.
Para prevenir que cada vez más jóvenes, sanos y sin un problema congénito, utilicen prótesis auditivas, los médicos urgieron limitar el uso de los audífonos.
La audióloga señala que estos aparatos deben usarse sólo una hora al día a menos de la mitad de su volumen total.