La Ciudad de México perdió su equilibrio. Debe descentralizar dependencias públicas y evitar la saturación de complejos habitacionales que acrecientan riesgos para la población, estimó el arquitecto y urbanista Roberto Eibenschutz.
“La Ciudad de México está en una zona vulnerable y ahí va a estar por el resto de la historia. Entonces, no la compliquemos más, no la hagamos más difícil de lo que ya es. Hay que bajarle presión a la Ciudad, buscar un desarrollo del país más equilibrado”, señaló.
“Hay tres elementos que se conjuntan que no los vamos a quitar: el agua, el subsuelo y los sismos. Y esas tres cosas son muy peligrosas”, insistió.
Eibenschutz explicó que, tras los terremotos de 1985, se inició un proceso de descentralización que, con el paso de los años, se detuvo y, en el último sexenio, se revirtió hacia un modelo de expansión descontrolado.
Ese proceso colapsó zonas como la Condesa, Del Valle o Coapa, las mayormente impactadas por los sismos, por lo que el experto de la UAM advierte que ese modelo debe replantearse, pues se demostró que la Ciudad ya está rebasada y colapsada.

¡Participa con tu opinión!