Reducir recursos a los partidos políticos está bien, pero hay que analizar cuál será el beneficio o en su caso el perjuicio que una medida en tal sentido traerá a la vida política de México, señaló Luis Fernando Landeros Ortiz.

El presidente del Consejo General del Instituto Estatal Electoral dijo que la reflexión de la política de austeridad es bienvenida, pero por sí sola no genera consecuencias claras, salvo ahorros, entonces es importante conocer con base en qué se determinará y para qué.

En entrevista, recordó que los organismos públicos locales electorales (OPLE) son operadores de la ley, entonces no tienen que emitir ningún acuerdo como tal para ese tipo de decisiones, sino determinar la bolsa estatal mediante la operación matemática que dicte la ley.

“En este momento, la norma indica que la bolsa única es equivalente al monto que resulte de multiplicar el 65% de la UMA por el padrón electoral del estado al cierre del mes de junio”.

El IEE ya ni siquiera es autoridad fiscalizadora de los recursos, de tal manera que la cantidad que resulte es lo que se distribuye a los partidos bajo el criterio del volumen de votos obtenidos en la elección inmediata anterior.

En ese contexto, destacó como ejemplo que conforme a los resultados de la elección del pasado 1 de julio, uno de los partidos que dejará de recibir una cantidad importante de recursos es el Revolucionario Institucional, respecto de años anteriores.

En cambio, los que más recursos estarán recibiendo serán Acción Nacional y Movimiento de Regeneración Nacional, en tanto que el PT recupera ministraciones y Nueva Alianza, Encuentro Social y PRD las pierden, y Movimiento Ciudadano se mantiene sin recibir recursos públicos.

Landeros Ortiz recalcó que los OPLE son respetuosos de la actividad legislativa de los diputados y están expectantes de lo que determine y analice para aplicarlo, si bien en la transición cabe una reflexión respecto del gasto público en el tema político electoral.

“El llamado en ese sentido es a que se pugne por el fortalecimiento auténtico del sistema de partidos y se dé rumbo a medidas económicas, es decir, que no quede sólo en el ahorro por sí solo, sino en una causa que mejore la situación actual”.