Alfredo González González, secretario general de la Federación de Trabajadores de Aguascalientes (FTA), señaló que la escalada de precios ha mantenido su inercia en el inicio del presente año, por lo cual solicitarán a las autoridades hacendarias que a todos aquellos obreros con ingresos inferiores a los 10 salarios mínimos, no se les apliquen retenciones por el concepto de tributos, como el Impuesto Sobre la Renta (ISR).

Sostuvo que el poder adquisitivo de la clase trabajadora se ha visto fuertemente mermado, porque desde el año pasado se ha registrado un incremento histórico en el precio de distintos artículos de la canasta básica, así como en combustibles y servicios como la energía eléctrica y el gas, siendo poco probable que se recupere la capacidad de compra, porque una vez que sube, difícilmente bajan los precios.

Alfredo González indicó que la tasa de reducción en el ISR decretada a inicios del presente año, no ayuda de manera sustancial a la clase trabajadora, pues el ahorro para los asalariados es mínimo; además, el incremento al salario mínimo no ha servido para mejorar la economía de los trabajadores, pues la tendencia a la alza se mantiene en múltiples productos de consumo diario.

Indicó que por ello, con el propósito de amortiguar el impacto de la inflación, se hace la petición a la autoridad hacendaria para que de manera extraordinaria, redacte una miscelánea fiscal que exente a los trabajadores con bajos ingresos del pago del Impuesto Sobre la Renta, pues sin esta reducción en el pago de sus salarios, podrían recuperar parte de la capacidad de compra que han perdido.

Para concluir, el secretario general de la FTA manifestó que de no adoptarse este tipo de medidas, los aumentos salariales no surtirán efecto alguno en la economía familiar, ya que en cuanto se decreta un ajuste en el salario mínimo, de manera inmediata se registran aumentos en productos y servicios en igual o mayor porcentaje.