Claudia Salazar 
Agencia Reforma

CDMX.- El secretario general de la Cámara de Diputados, Mauricio Farah pidió a los diputados electos que esperen a la designación de oficinas y curules, para poder disponer de los espacios que les dará el recinto.
En un llamado inusual, el funcionario de Cámara advirtió que los espacios no “se toman”, sino que se asignan mediante un acuerdo de la Junta de Coordinación Política.
“Hacemos un llamado a los próximos integrantes para que de manera ordenada podamos ocupar todos los espacios.
“No se toman, se asignan, después de los acuerdos de la Junta, por lo cual tendremos asignación acordada y civilizada, con el debido orden institucional y que todos queden conformes”, manifestó en entrevista.
Advirtió que los diputados no se pueden autoasignar oficinas, lo mismo que las curules del pleno.
Todos los espacios serán definidos por el coordinador parlamentario para diputados, conforme a la propuesta que haga la Secretaría General y se apruebe en la Junta de Coordinación Política.
Reconoció que la falta de coordinadores asignados de Morena y PAN, primera y segunda fuerza en la nueva Legislatura, ha impedido que se presente una propuesta e inicie una negociación sobre la distribución de espacios.
Mencionó, además, que hay que esperar a que pueda generarse formalmente un acuerdo.
“Yo le podría asegurar a cada uno de los integrantes de la próxima Legislatura, como a los coordinadores parlamentarios, que estarán plenamente satisfechos de la distribución de espacios que hagamos, tanto en el Pleno, como también para las oficinas de cada uno de ellos”, dijo.
Debido al aumento de curules para Morena, PT y PES, se espera que el resto de los grupos parlamentarios tengan que ceder oficinas e incluso, las amplias áreas que tenían para coordinadores o equipos de prensa.
Previo al llamado del Secretario General se han presentado inconformidades por la distribución de oficinas al inicio de una legislatura.
En 2012, hubo una fuerte confrontación entre las bancadas del PRD y PT por espacios asignados por la Secretaría General, al grado de que los perredistas “tomaron” oficinas.
Hace seis años, personal del PRD se metió a las oficinas del PT quitando el plafón y atravesando el techo, al tiempo de que sacaron sus muebles y se atrincheraron en dichos espacios.
Igualmente, hace tres años Morena se inconformó con el espacio que se le entregó en el edificio B, que eran las del PT, al considerar que era insuficiente por el número de su bancada.