Con un registro semanal de cuando menos diez casos de robo de ganado en el estado de Aguascalientes, donde el 60% se los llevan vivos y un 40% los destazan en los propios potreros, el presidente de la UGRA, Juan Pablo Franco Díaz, llamó a las autoridades municipales a emprender un riguroso programa de verificación de carnicerías, a fin de detectar carne que se vende sin factura y desalentar este delito.

Adicionalmente, urgió a los propietarios de cabezas de ganado afectados a denunciar los casos ante las autoridades competentes, porque de no hacerlo alientan indirectamente que permanezca la ocurrencia de este severo problema en la entidad.

Expresó que la Unión Ganadera Regional de Aguascalientes, que representa a más de 360 mil cabezas de ganado, se encuentra trabajando actualmente con la Policía Estatal y Federal para cerrarle la brecha a esta problemática; “el último eslabón de la cadena son las carnicerías, ya que con frecuencia llegan los rateros a los potreros y ahí mismo matan y destazan al ganado, el cual se lo llevan en tambos de 200 litros y es muy fácil moverlo”.

Resulta más complicado movilizar ganado vivo que llevarse la pura carne, y de ahí la importancia de que las autoridades competentes emprendan una verificación a las carnicerías para confirmar qué tipo de carne están comprando y a quiénes, exactamente ahí es donde se le puede pegar más fuerte a los perpetradores del abigeato en el estado, enfatizó.

Se necesita un operativo similar al que en un tiempo hubo para frenar el robo de cables de cobre, en el cual se fue en contra de los chatarreros, ahora debe hacerse aquí algo parecido con las carnicerías para tener claridad sobre el producto que están adquiriendo, si es legal o clandestino.

Juan Pablo Franco Díaz precisó que los ladrones de cabezas de ganado no necesitan rastros para matarlos, lo hacen directamente en los propios potreros, se llevan la carne, pero dejan las patas, la cola y la bazofia.

En el caso de los animales robados que los llevan vivos, habría que investigar si no existe corrupción en las carreteras por parte de los elementos policiacos tanto estatales, federales y municipales, para que faciliten el traslado de los mismos.

El presidente de la UGRA detalló que los ganaderos afectados no quieren denunciar, por miedo, por flojera o para no perder su tiempo en el Ministerio Público y que al final no le resuelvan su situación. Además, comentó que en varias ocasiones se han entregado los nombres y domicilios de las personas responsables del delito del abigeato e incluso de las carnicerías que comercializan esa carne robada. Y no sucede nada.

En la última asamblea de todas las asociaciones ganaderas se solicitó a todas las personas afectadas a denunciar los casos, porque si no lo hacen, no existen los elementos de prueba para exigir a la autoridad a que hagan lo pertinente y no se quede en mero chisme. Ante la ley, lo que no se denuncia, no existe, recalcó.

“El problema del abigeato continúa presente en el estado de Aguascalientes, porque la gente no denuncia y ese comportamiento debe cambiar de manera urgente”.

Ante ello, se espera que los diputados federales procedan ya a declarar al delito del abigeato como grave, para que los delincuentes no salgan fácil de la prisión, porque hoy en día los pocos que son detenidos, salen fácilmente con el pago de la fianza que sale más barata que el mismo ganado hurtado, puntualizó.