Policías estatales y municipales de Asientos, frustraron una extorsión telefónica en la cual solicitaban la cantidad de 5 mil dólares, como recompensa para dejar en libertad a una joven de 24 años de edad, supuestamente privada de su libertad.
Los hechos se registraron en la comunidad de Villa Juárez, cuando el número de emergencias 911 recibió el reporte de que era requerida la intervención de la policía, toda vez que una persona de sexo masculino había recibido una llamada en la que le pedían cinco mil dólares a cambio de no hacerle daño a una de sus hermanas. El afectado indicó que a pesar de que había intentado comunicarse con su hermana, no lo había logrado, toda vez que no le contestaba el teléfono y no estaba en su domicilio, por lo que se encontraba muy preocupado y estaba pensando en cómo conseguir esa cantidad de dinero.
Fue así como los oficiales de ambas corporaciones arribaron al sitio del reporte en donde se entrevistaron con el afectado, indicándole que no efectuara ningún depósito toda vez que podría tratarse de una extorsión; inmediatamente se implementó un operativo de localización con apoyo de la Policía Cibernética.
Por su parte, los oficiales implementaron un trabajo de rastreo en la zona, mientras que vecinos de la comunidad organizados bajo el programa de “vecino vigilante”, comenzaron a difundir las fotografías de la joven desaparecida.
Con la información obtenida, los uniformados comenzaron a indagar sobre los lugares por los que había pasado la joven e ingresaron a buscarla al panteón, en donde efectuaron un recorrido en el cual en determinado momento lograron ubicarla junto con su hija de cinco años de edad.
Con evidente nerviosismo, la joven de 24 años de edad informó a los oficiales que había recibido una llamada en la cual le manifestaron que estaba siendo vigilada y que debía seguir las instrucciones o de lo contrario les quitarían la vida a su mamá y a su hermano. Agregó que vía telefónica le ordenaron que se dirigiera a la plaza Palmitas y posteriormente al panteón, indicándole que apagara su teléfono celular o de lo contrario no volvería a ver a sus familiares. Finalmente, la joven que se encontraba sana y salva se reunió con sus familiares sin que se efectuara depósito.