Se refuerza la vigilancia en tiendas de abarrotes, misceláneas y changarritos de colonias populares, donde se ha reportado la venta de cigarros al menudeo a menores de edad, así como de bebidas alcohólicas, principalmente cerveza, a adolescentes y niños.

El director de Regulación Sanitaria del ISSEA, Octavio Jiménez Macías, reconoció que se trata de un arraigado problema de compleja solución, requiriéndose de la denuncia ciudadana.

Asimismo, explicó que en el caso de los cigarros, los empleados o encargados los portan en la bolsa del mandil o dejan la cajetilla en el cajón del dinero, y de ahí van sacando los cigarros sueltos, pero cuando llega el verificador le dicen que son de consumo personal.

Ante ello, se implementan estrategias para encontrarlos en flagrancia, y se tiene previsto aplicar multas de 25 a 50 mil pesos, a fin de frenar estas malas prácticas. Además de que está prohibida la venta de cigarros sueltos, lo más grave es que se dejen al alcance de los niños, fomentando el tabaquismo a temprana edad.

También se aplicará mano dura al que facilite el alcohol, y no se aceptará la excusa de que quienes lo consumen son los adultos que los envían; en esos casos, deberán ser los propios adultos quienes compren este tipo de mercancía.

Jiménez Macías también advirtió sobre la comercialización ilegal de cigarros, fundamentalmente de importación y de marcas desconocidas, pues presentan un mayor riesgo a la salud del consumidor, ya que sus ingredientes y condiciones sanitarias de producción son desconocidos. Como son más baratos, están más al alcance de los menores, de ahí la necesidad de fortalecer la vigilancia.