Persiste la desigualdad salarial entre hombres y mujeres en México y en Aguascalientes, denunció la presidenta de la Asociación de Mujeres Jefas de Familia, Gwendolyne Negrete Sánchez, tras afirmar que el sexo femenino percibe en promedio un 20% menos que los hombres, lo cual resulta por demás injusto.
La activista social señaló que es increíble que en pleno siglo XXI con esta lucha que se tiene de los derechos de las mujeres, siga habiendo un 20% menos de ingreso para el sexo femenino, por lo que como asociación siguen pugnando no solamente por un gabinete paritario 50-50, sino por un sueldo en igualdad de circunstancias. “No es justo que hagas el mismo trabajo que un hombre y ganen más, no es justo que tengas la misma capacidad de un hombre y a él sí lo asciendan a un mejor puesto”.
Por lo anterior, dijo que pedirán a las mujeres que tienen poder en la Máxima Tribuna de este país y en Congresos de los Estados, a las que tienen la voz y el poder de cambiar las cosas, para que realmente hagan algo por las mujeres, luego de que una inmensa mayoría no tiene espacios donde sean escuchadas y atendidas; “las que están al frente como las diputadas, senadoras e incluso quienes son presidentas municipales, son las que deben llevar la voz de todos los grupos de mujeres para que realmente haya un cambio, porque de nada sirve que haya una letra muerta en una ley, si no se va a aplicar, y si no se va a gestionar un recurso suficiente para que esa ley se vaya a llevar a cabo”.
Al referirse a los delitos que se cometen en contra de las mujeres en Aguascalientes, lamentó que una gran mayoría no se denuncian, debido a que cuando acuden, son revictimizadas inmediatamente, además de que, con el nuevo Sistema de Justicia Penal, les piden que se pongan a hablar para conciliar con su agresor, “pero cómo van a conciliar con el que les está agrediendo, golpeando o violentando. Es increíble la manera de abordar la violencia en contra de la mujer en México y en Aguascalientes”.
Por lo anterior dijo que, desde su asociación civil, lo que hacen es educar a las mujeres, que es la mejor arma que se tiene para que sepan protegerse, cuidarse y tengan las respuestas adecuadas cuando son violentadas.