Staff
Agencia Reforma

LA PAZ, Bolivia.- Tras tres mandatos consecutivos, a partir de ahora la reelección de Evo Morales como Presidente de Bolivia será indefinida.
El Tribunal Constitucional Plurinacional (TCP) de Bolivia emitió ayer un fallo que habilita al Mandatario para contender nuevamente por la presidencia de la República en 2019.
Esto, pese a que la Constitución de ese país establece que una persona no puede gobernar por más de dos periodos consecutivos y que Morales perdió un referendo en 2016 para intentar anular esa limitación.
Según la BBC, el Magistrado del Tribunal, Macario Cortez indicó que se decidió declarar la aplicación preferente de los derechos políticos por encima de los artículos constitucionales que limitan la reelección.
Con el fallo del TCP están habilitadas todas las autoridades electas, desde el Presidente y vicepresidente, hasta gobernadores, alcaldes, senadores, diputados y autoridades subdepartamentales electas.
El tribunal respondió a un recurso planteado por el gobernante Movimiento al Socialismo (MAS), que apelaron al artículo 23 de la Convención Americana de los Derechos Humanos, para argumentar que debe respetarse el derecho del Presidente a ser elegido y el del pueblo a elegirlo.
La bancada oficialista, apoyada por dos disidentes de la Oposición, presentó el 19 de septiembre el recurso en contra de cinco artículos de la Ley Electoral y un número similar de parágrafos de la Constitución, todos referidos a la limitación de las autoridades a presentarse más de una vez a la reelección.
Morales es el primer indígena en llegar a la presidencia de Bolivia y el primero en superar el 50 por ciento de votos en las elecciones, además de ganar tres elecciones consecutivas y de estar al frente del Gobierno por más tiempo.
Su primer mandato en 2006 lo obtuvo bajo el antiguo régimen constitucional -vigente hasta 2009- y los siguientes dos con la Constitución que su Gobierno promovió y promulgó.
Por su parte, la Oposición mostró desde el principio su desacuerdo e interpuso demandas previas ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos, por considerar que el TCP extralimitaba sus funciones al modificar la Constitución y apartar cinco artículos.
El Senador Oscar Ortiz afirmó que el fallo del TCP atenta contra la voluntad popular, expresada en la victoria del “No” en el referendo del 21 de febrero de 2016, cuando la mayoría del pueblo boliviano le negó la posibilidad a Morales de volverse a postular.