Salvador Rodríguez López

Aguascalientes ha vivido etapas de crecimiento, esplendor y declive, y cuando se presenta esto último es porque hay decrecimiento de la producción o cierran las empresas, pero lo que se advierte actualmente no tiene punto de comparación, porque si decae el armado de vehículos en las plantas Nissan inevitablemente vendrá un efecto dominó.
Las dos ensambladoras dan trabajo a cerca de 10 mil trabajadores y en torno a ellas están otros 20 mil empleos de las compañías proveedoras, que se verían obligadas a reducir sus actividades, lo que empujará a los inevitables “paros técnicos”, como primera medida de retener al mayor número de obreros, pero de no haber una mejoría dará paso a las liquidaciones.
Un tercer elemento a considerar es la disputa que a nivel local persiste entre dos organizaciones sindicales por el contrato colectivo de trabajo de Nissan, lo que podría derivar en lo que está sucediendo en Matamoros, Tamaulipas, que ante la huelga determinada por las organizaciones obreras en demandas de un aumento salarial de 20% y un bono de 32 mil pesos al año provocó que 15 maquiladoras anunciaran la salida del país, hecho que de concretarse dejará en el desempleó a 30 mil jefes de familia.
El dirigente sindical de la Industria Automotriz y Metalmecánica en Aguascalientes, Rogelio Padilla de León, no se anduvo con ambages, al citar que este año se prevé una caída entre un 8 y 10% en el crecimiento de la industria automotriz en México, lo que ha llevado a que varias empresas del sector en el estado empiecen a hacer ajustes en su plantilla para evitar en lo posible menores pérdidas.
El panorama gira en torno a la contracción de los mercados a nivel internacional y ante la baja demanda de autos compactos que se fabrican primordialmente en México y se envía para su venta a Estados Unidos, mercado en el que este tipo de unidades ya no le atrae.
La organización gremial avizora que varias empresas estén en vías de realizar arreglos en sus volúmenes de producción, principalmente aquellos que son proveedores exclusivos de Nissan, lo que hasta ahora no se ha reflejado en una disminución en la nómina.
Lo que se pretende, abundó Padilla de León, es que estos movimientos no perjudique a la parte laboral, situación que “a nosotros nos preocupa y lo que buscamos es que no se pierda una sola plaza, que hasta ahora lo hemos logrado, gracias también a la buena disposición de nuestros compañeros, porque ha habido algunas reubicaciones, y gracias a la buena estrategia que se está dando en las empresas”.
La representación sindical está alerta a los movimientos nacionales e internacionales que tiene lugar en la producción y venta de los vehículos, porque de ello depende evitar el impacto que pudiera haber si continúa la atonía en la compra, que como se menciona, de presentarse no sólo perjudicaría a las plantas armadoras sino a las alimentadoras.
En Aguascalientes es fundamental insistir sobre la diversificación de las actividades económicas, que sea por una u otra razón depender de un solo giro resulta estar siempre al filo de la navaja, puesto que nadie sabe en qué momento puede presentarse una situación atípica que ponga en riesgo a la ciudad y al estado.
Sin olvidar la lección que llega de la frontera norte, en donde las agrupaciones sindicales han estirado tanto la liga que empujan a la clausura de las empresas, por lo que más allá del derecho que aquí le asista a cada quien en su intención de mantener o hacerse de la representación obrera, tienen que evitar ahuyentar a los capitales.

EN LA CIMA
Durante el tercer trimestre de 2018 Aguascalientes ocupó el primer lugar en actividades económicas, con un alza de 4.1%, seguido de Nayarit con 2.8%, Chiapas y Durango, 2.3% y la Ciudad de México, con 2%, de acuerdo con el indicador que por estados proporciona el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).
Estas entidades participan con 21.3% del valor agregado generado a nivel nacional, del cual 16.5% corresponde a la capital del país.
El crecimiento anual acumulado de la economía mexicana en su conjunto durante los primeros nueve meses del año pasado fue de 2.1%, asimismo, por grandes grupos de actividades económicas, el sector terciario fue el de mayor dinamismo a la economía nacional, con un crecimiento de 2.8% anual acumulado hasta septiembre pasado. Entre las entidades que reportan los mayores crecimientos en este sector destacan Hidalgo, con una alza en servicios de 4.8%; Puebla, 4.7%; Quintana Roo, 4.5%; Colima, 4.4%, así como Aguascalientes y Jalisco con 4.1%.
Contrario a lo anterior varias entidades registraron retrocesos en ese tercer trimestre, entre ellas Baja California Sur con una baja de 1.4%; Tabasco y Guanajuato, 1.3%; Sinaloa, Oaxaca y Zacatecas 1.2%: Tlaxcala y Coahuila, 0.7%; Baja California, 0.3%, y Puebla y Sonora, 0.2%.
Además de lo importante que un organismo como el Inegi ofrezca un panorama del comportamiento que guarda el desarrollo económico de cada entidad, porque esto permite saber el nivel en que se encuentra Aguascalientes respecto a las demás, lo esencial es determinar que va por la ruta correcta y por la que tiene que continuar transitando, ya que del esfuerzo conjunto de sociedad y autoridades depende seguir captando nuevos capitales y que sigan creciendo los establecidos, lo que se traduce en más empleo, un mayor circulante y elevar las condiciones de vida de los habitantes en general.

AMOR POR GOTEO
De manera involuntaria los reporteros que cubren las actividades del Congreso del Estado están obligados a escuchar algunos planteamientos que salen de la norma, pero ninguno como el que presentó el pasado 23 de enero la diputada Natzielly Rodríguez Calzada, para que se cree una figura jurídica que permita la unión entre dos personas mayores de edad, cuyo contrato establezca que deben durar juntos no menos de dos años.
La cuestión gira en torno ¿Por qué aguantar dos años? ¿No es preferible dejar la temporalidad abierta, de manera que si un día después, o a la semana o mes siguiente no hubo armonía, simplemente se rompe el vínculo y asunto arreglado?
Quien acepta vivir con otra persona bajo el régimen de unión, sea por la vía legal o de común acuerdo (concubinato) es porque está pensando en que la relación va a ser duradera, de lo contrario puede ir a una kermés y ahí se puede “casar” cuantas veces quiera.
Lo que plantea la legisladora es un “refrito” de lo que ordena la ley, puesto que la separación de la pareja está prevista por la vía del divorcio y se puede realizar de manera “exprés”, esto es, sin mayor trámite que uno de los cónyuges lo solicite, sin importar el tiempo que lleven ligados.
Lo que se percibe es el propósito de darle vuelta a una legislación sumamente controvertida, como es el de la unión entre parejas del mismo sexo, por lo que propone crear la Ley de Unión Civil de Convivencia del Estado, en donde se contemple como un acto jurídico “celebrado entre dos personas mayores de edad, con capacidad plena de goce y ejercicio, cuyo objetivo es otorgarse ayuda mutua y establecer un domicilio común”.
Para darle mayor fortaleza – cita en la iniciativa -, “los convivientes que celebren dicho acto jurídico tendrán el carácter de compañeros civiles, lo que debe celebrarse ante las oficialías del Registro Civil, se trata de un convenio que podrían celebrar también parejas del mismo sexo”.
En el párrafo anterior está el quid de todo, puesto que en las condiciones tradicionales no se requiere de tanto “rollo”. El matrimonio civil entre un hombre y una mujer está previsto en el precepto, por lo que con la propuesta de la diputada se busca hacerlo con las uniones de convivencia entre parejas del mismo sexo, para ello lanzó el buscapiés de que sea un acuerdo con un mínimo de duración de dos años.
Pudo haberse ahorrado tiempo y esfuerzo con desempolvar la ley que sobre el particular tiene el Congreso y que tanto escozor ha provocado en legisladores y legisladoras.