El Estado de Derecho en México es frágil, especialmente en estados y municipios, donde el 60% de la población considera que la corrupción gubernamental es un fenómeno generalizado; por tal motivo, es necesaria la modificación de las leyes en la materia para hacer frente a este problema que ha disminuido notablemente la confianza de la ciudadanía en funcionarios públicos y representantes sociales; así lo dio a conocer Toño Martín del Campo, candidato al Senado de la coalición “Por México al Frente”.
Explicó que de acuerdo a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), México ocupa el último lugar en combate a la corrupción entre los países de la OCDE, y empeoró en el índice de Percepción de la Corrupción con el actual gobierno federal. De los 180 países evaluados, el nuestro ocupa el penoso lugar 135.
Por tal motivo, detalló que buscará promover la legalidad y las buenas prácticas a través del fortalecimiento y perfección del Sistema Nacional Anticorrupción, cuya principal función radica en establecer, articular y evaluar la política en la materia.