Perdieron interés los Emmy

LOS ÁNGELES, EU.- La ceremonia 71 del Emmy marcó este domingo el mínimo histórico de audiencia en EU, según mediciones preliminares que pronostican una caída del 23% respecto al año anterior.
Con unos 8 millones de espectadores, esta gala es la primera que quedará bajo la barrera de los 10 millones desde 1990, indicaron varios medios especializados.
De esta forma, la coronación de Game of Thrones como Mejor Serie Dramática en su despedida y la irrupción de Fleabag como Mejor Comedia, no logró mantener la atención de los espectadores.
El porcentaje de personas que vieron la televisión en la noche del domingo y que conectaron con la gala de la Academia de la Televisión también bajó del 7.4 por ciento del 2018, al 5.1 por ciento.
Este año, la cadena organizadora Fox decidió imitar el modelo del Óscar y dejar la gala sin presentador para agilizar el guión, ya que fue un movimiento bien recibido en los premios de la industria cinematográfica.
Pero en el caso de los Emmy el resultado no fue el esperado, pues además se situó como la ceremonia de premios que obtuvo peores resultados de la temporada, tras la mejora del Óscar y lo estable del Grammy.
La última vez que Fox emitió los Emmy, en 2015, el espectáculo congregó a lo que entonces fue un mínimo histórico: 11,87 millones de espectadores, un dato que hoy habría sido un gran resultado.

Festejan las estrellas
Una vez terminada la ceremonia, los ganadores (y perdedores) dedicaron su noche a celebrar.
En el Pacific Design Center, HBO armó una mega fiesta VIP, en honor al equipo de Game of Thrones y los 34 trofeos que la cadena se adjudicó en total gracias a otras producciones, como Chernobyl.
Según fuentes, en la reunión abundó la comida, en especial el salmón con vegetales, mientras que la pista de baile, que fue amenizada por un DJ, tuvo como concepto el fuego de los dragones de la serie.
Amazon Studios, que ganó en 15 categorías, se adueñó del hotel Chateau Marmont, donde la británica Phoebe Waller-Bridge, cuya serie Fleabag se llevó cuatro trofeos, fue la reina absoluta de la noche.
Netflix, por su parte, disfrutó con orgullo ser la segunda empresa que más estatuillas se llevó a casa (27), por lo que no reparó en gastos con su reunión nocturna en Milk Studios.
(Staff/Agencia Reforma)