A la altura del fraccionamiento Las Brisas se abrió una zanja en plena avenida Aguascalientes Poniente, que afortunadamente no provocó algún accidente.
Fueron los mismos habitantes de la zona quienes se percataron de que un tramo de la cinta asfáltica comenzaba a hundirse con el paso de los automóviles, cuando repentinamente se abrió un enorme hueco de más de un metro de profundidad, por lo que optaron por colocar una llanta automotriz como precaución.
Al lugar de los hechos arribaron patrullas de la Policía Vial y personal de la Secretaría de Obras Públicas Municipales. Se estableció que en ese lugar recientemente se hizo una zanja para la instalación de tubería del agua potable.