Ninguna reforma en materia electoral puede ser pensada en términos de devolverle al gobierno el control de las elecciones; sería una regresión y un riesgo grande para el país, sostuvo el consejero del Instituto Nacional Electoral, Ciro Murayama.

Consideró fundamental que el padrón electoral siga en manos del INE y que la autoridad electoral con plena autonomía de gobiernos y de partidos políticos, siga siendo la encargada de la organización de los comicios.

Durante la presentación del libro de su autoría “La Democracia a Prueba”, en evento académico efectuado ayer en la Universidad Cuauhtémoc, explicó que el propósito de la obra es hacer un balance de los activos que ha acumulado México en materia político-electoral y señalar riesgos para la democracia.

Y es que hoy en día transitamos un momento no sólo nacional, sino internacional, donde incluso democracias avanzadas como la de Estados Unidos está sufriendo algunos retrocesos en términos de derechos, igual que la brasileña, entre otros países.

En ese sentido expuso que el riesgo que corremos es que luego de dejar atrás un sistema político autoritario en donde todo se organizaba alrededor de una sola fuerza política, encabezada por el presidente de México, se tenga tentación e intención de volver a ello.

Recordó que logramos dejar atrás el presidencialismo, avanzamos en la división de poderes y hacia el federalismo, pero quienes no valoran esos pasos, incluso los que son directamente beneficiarios del cambio, hoy quieren ver una vez mas a una sociedad alineada alrededor de la figura presidencial.

Eso sería una regresión, pues hoy la de México es una sociedad diversa, compleja en regiones, cultura y política, y para ello necesitamos un marco político donde quepa la pluralidad y esa debe ser la democracia, agregó.

Ciro Murayama ponderó la existencia de distintos partidos políticos, el contrapeso en los congresos, el mapa plural que se aspira del gobierno y la representación popular, como lo dictan los ciudadanos cada vez que votan.

Son activos que deben preservarse y para eso es clave mantener la autonomía de las autoridades electorales, reiteró, al tiempo de asegurar “no nos vamos a dejar; haremos todo lo posible para que no se den esos retrocesos políticos”.