Víctor Fuentes y Rolando Herrera
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Herederos de la viuda del ex Presidente Manuel Avila Camacho demandaron al Gobierno federal para recuperar una mansión en La Herradura, que desde 1997 es usada por la Presidencia para alojar a visitantes distinguidos.
La demanda por la sucesión a bienes de Soledad Orozco García, la viuda de Avila Camacho, busca rescindir el contrato de donación firmado por ella el 2 de agosto de 1989 en favor de la Federación.
La mansión tiene una extensión de 5 mil 359 metros cuadrados y está compuesta por una residencia principal, una casa para el servicio, una capilla y un mausoleo.
De acuerdo con corredores inmobiliarios consultados, sólo el terreno tiene un valor de más de mil millones de pesos, sin considerar la construcción que tiene acabados de lujo.
La residencia fue entregada al Gobierno en febrero de 1997, tras la muerte de Orozco en 1996.
En el convenio de donación, Orozco aclaró que la casa tenía que ser exclusivamente para “estancia temporal de dignatarios extranjeros que visiten el país en misión oficial”.
En la demanda, se acusa que el Gobierno federal “ha incumplido en el contrato de donación”.
La residencia tiene 63 obras de arte y mil 390 objetos, muebles y accesorios decorativos que en 2005 fueron valuados en 75.5 millones de pesos.
Además de visitas de Presidentes, en la casa se han realizaron reuniones de Gabinete y algunas fiestas privadas, en especial durante el sexenio de Felipe Calderón.