El especialista Jaime Albarrán, del Servicio Meteorológico Nacional, advirtió que al menos hasta el próximo sábado seguirán las altas temperaturas en el centro del País, derivadas de la ola de calor que afecta a todo el territorio nacional.

“El pronóstico es que seguirá la onda de calor en la República Mexicana, aunque se irá debilitando por regiones”, advirtió el meteorólogo.

“Sin ir más lejos, es muy probable que a partir del sábado comencemos a tener temperaturas menos altas en la Capital y el centro del País, porque habrá un ligero incremento de nubosidad, entonces esto va a reducir la temperatura, no será mucho pero sí significativo”.

Albarrán explicó que la ola de calor se genera porque la atmósfera no tiene capacidad para formar nubes, por lo que el cielo está despejado y el efecto del Sol es mayor.

Por ello, dijo, se prevé que dentro de dos días todavía haya todavía máximas de 31 a 33 grados en la Ciudad de México.

“Para finales del sábado y principios del domingo esperamos ver más nubes y presencia de precipitaciones”, insistió.

Ante el clima, recomendó que quien vaya a salir a la calle use cremas protectoras, sombrero o sombrilla y ropa de color claro, además de cuidar la hidratación.

El especialista consideró que el calor de estos días no significa un indicativo de que el verano será más cálido en la Ciudad de México.

En tanto, Paulina Ordóñez Pérez, investigadora del Centro de Ciencias de la Atmósfera (CCA) de la UNAM, explicó que las olas de calor son normales, aunque con el paso de los años sí han aumentado en su frecuencia.

“Las altas temperaturas registradas últimamente, ocasionadas por las olas de calor, no son inusuales, incluso los datos registrados el año pasado fueron levemente más altos que en este 2018”, planteó.

“Estas variaciones se han desarrollado en las últimas décadas, y se pueden atribuir a múltiples factores, no sólo al calentamiento global”.

Entre estos otros factores, detalló, se encuentra el aumento en la frecuencia de eventos de El Niño y el crecimiento del asfalto urbano, material que absorbe más radiación que otros recubrimientos.

“Hoy, lo que tenemos es un anticiclón en la tropósfera media y media baja, que cubre buena parte del territorio nacional, lo que propicia las condiciones ideales para que ocurra una ola de calor, fenómeno que hace que el aire sea muy estable, cálido y seco, y ocasiona poca cobertura nubosa”, agregó.