Antonio Hernández Esparza, presidente de la Asociación de Abarroteros y Pequeños Comerciantes, señaló que la escalada de precios en varios productos ha traído consigo perjuicios para abarroteros y consumidores, fenómeno que se ha visto reflejado en una baja en las ventas; añadió que para los miembros del sector, los aumentos en los productos también representan menor márgenes de utilidad en productos, como cervezas y refrescos.
Mencionó que esto ha obligado a los tenderos a realizar una mayor inversión para tener bien surtidos sus inventarios, pero la utilidad se mantiene en los mismos márgenes desde hace muchos años; añadió que esta situación se agrava, porque también se han incrementado los precios de algunos servicios, como la energía eléctrica.
Antonio Hernández comentó que la inflación ha traído como consecuencia que los clientes compren con la misma frecuencia, pero menores cantidades, ya que adquieren menos kilogramos y litros de diversos productos.
Destacó que la inflación ha sido particularmente nociva en los productos procesados, pues una vez que suben ya no vuelven a bajar, lo que afecta al gremio, pues las alzas las absorbe directamente el consumidor; añadió que en relación a los productos del campo, en estos siempre se ha dado vaivenes en su cotización por las cuestiones climáticas, pero es una breve temporada de encarecimiento, posteriormente bajan y retoman su precio normal.
Por último, el presidente de la Asociación de Abarroteros y Pequeños Comerciantes sostuvo que algunos aumentos en el costo de los productos procesados no tienen justificación, porque no hay un incremento de materias primas o salarios, obedecen en exclusiva a políticas de la empresa; agregó que esto también incide en las bajas ventas, y en consecuencia muchos negocios se han visto obligados a cerrar.

¡Participa con tu opinión!