Ana Silvia Lozano Galindo
El Heraldo

La tranquilidad laboral sigue siendo uno de los factores que ha favorecido a Aguascalientes en muchos sentidos y hay que cuidarla conscientes de ello, señaló el presidente del Consejo Coordinador Empresarial de Aguascalientes, Pedro Gutiérrez Romo.
Consideró que “a veces se puede ganar una batalla, pero perder la guerra”, de tal manera que las aspiraciones e inquietudes que surjan al seno de la clase trabajadora e incluso de los liderazgos sindicales pueden encontrar en el diálogo y el acuerdo la mejor solución.
“De ello ha dado muestra Aguascalientes durante décadas que se ha mantenido libre de cualquier huelga o estallidos laborales y es, junto con otros factores, lo que sigue atrayendo inversiones para el desarrollo”.
En entrevista, Gutiérrez Romo ponderó que la tranquilidad y estabilidad laboral además del estado de derecho, la impartición de justicia y la seguridad pública son factores que han dado competitividad al estado.
Respecto de expresiones y demandas de trabajadores de Nissan Aguascalientes, la tarde del viernes y su exigencia de cambiar al representante sindical, consideró que eso finalmente lo determinan las mayorías cuando hay cauces legales para concretar aspiraciones.
Advirtió que a veces ese tipo de inconformidades se dan a falta de una adecuada comunicación o bien “porque el diablo anda metiendo la cola”, de tal manera que es importante establecer causas y dialogar.
Consideró afortunado que para el diálogo hay experiencia en el estado, pues es dinámica normal entre todas las partes involucradas en la productividad, en todas sus ramas: sindicatos, trabajadores, patrones y autoridades, han demostrado ser buena mancuerna.
Al respecto, opinó que la CTM ha hecho un buen manejo para la representación sindical, de tal manera que hay que ver el trasfondo de esa aspiración a cambiar de líder fuera de los tiempos para ello.
El presidente del CCEA estimó que, si hay dolo e intereses de terceras partes, se afectaría no sólo a Nissan como empresa de alta ocupación en el estado, sino a toda la entidad y sus agentes productivos.
“Hay firmas que llegan por los factores mencionados, pero que bien podrían desarrollarse en otros puntos del país, de tal manera que hay que ponderar el beneficio de ser un estado atractivo y viable para la inversión y la generación de empleo”.