El sector patronal no puede abandonar a trabajadores imposibilitados para laborar a causa de una enfermedad, afirmó Rogelio Padilla de León, secretario general sustituto de la Federación de Trabajadores de Aguascalientes (FTA), ya que cuando a un asalariado se le detecta algún padecimiento no debe ser separado de la empresa, pues el IMSS tiene que valorar si el empleado tiene las condiciones de incapacidad para recibir una pensión vitalicia o de carácter temporal.
Al ser cuestionado sobre las garantías de los trabajadores, pues El Heraldo de Aguascalientes ha recibido casos de trabajadores que son despedidos cuando el patrón conoce su enfermedad, indicó que cuando un obrero se ve afectado por una enfermedad general, como cáncer o insuficiencia renal, el IMSS debe determinar si se les da una incapacidad, ya sea parcial o total.
Padilla de León destacó que cuando el trabajador tiene una enfermedad o incapacidad que es originada por un riesgo de trabajo, el propio IMSS determina si se califica como tal, de ser el caso, se le otorga una incapacidad parcial o total, y posteriormente se establece una pensión que correrá a cargo del propio Seguro Social, por lo que la empresa se deslinda de cualquier responsabilidad para con el trabajador.
Subrayó que cuando la incapacidad es total y permanente, la empresa está obligada a darle su finiquito al trabajador y el IMSS se hace cargo del pago de la pensión; añadió que en algunos centros de trabajo ofrecen como prestación un seguro de vida, que cubre riesgos y enfermedades terminales, así recibe una indemnización adicional el obrero incapacitado.
Para concluir, el secretario general sustituto de la FTA indicó que si la empresa o el IMSS no cumplen con estas obligaciones, los sindicatos tienen participación en el Consejo Consultivo del Seguro Social, donde se analizan estos casos específicos, para que con base en la ley, el trabajador reciba atención médica o se le gestione una pensión.