La presidenta del Poder Judicial del Estado, Gabriela Espinosa Castorena, se comprometió a imprimir velocidad a los procesos jurídicos que involucren a menores de edad en condición de resguardo institucional.

Ellos serán prioridad para jueces y magistrados que den trámite a los asuntos, conscientes de que cada día que retrase la resolución de sus juicios están perdiendo la oportunidad de que los menores sean reincorporados a la vida familiar, aseguró.

En el marco de su visita al Centro de Acogimiento Casa DIF, conoció que en este momento hay 110 menores de edad en este lugar, donde si bien reciben a diario atención alimentaria, educativa, médica, psicológica y recreativa, lo ideal es que puedan incorporarse al seno familiar a la brevedad.

Acompañada por la directora del DIF Estatal, Nancy Macías Pacheco, reconoció la labor del organismo a favor de las niñas, niños y adolescentes de Aguascalientes que se encuentran en condición vulnerable.

En ese sentido, recalcó que el trabajo transversal que se lleve a cabo será fundamental para lograr proteger el interés superior de los menores y procurarles las condiciones que requieren para su pleno desarrollo.

Mencionó que la colaboración entre el DIF Estatal y el Supremo Tribunal de Justicia debe dar resultados a la brevedad, mejorando la coordinación de esfuerzos para priorizar en juzgados familiares los acuerdos y sentencias que tengan lugar en los juicios que involucran a los menores.

Espinosa Castorena recalcó que la justicia para los menores debe atender su interés superior y entre más dure un proceso jurídico, los infantes están creciendo sin el acompañamiento y abrigo particular que otorga el entorno de un hogar.

Finalmente, reiteró el interés de su administración al frente del PJE por sacar adelante el rezago que mantiene la institución en la resolución de juicios, especialmente en el área familiar, donde la carga laboral es más voluminosa.