Guillermo Hernández Ayala, presidente del Comité Sistema Producto Apícola, comentó que esperan que la cosecha de primavera sea positiva, pues serán necesarios rendimientos aproximados de 25 kilogramos por colmena para poder paliar las pérdidas económicas que el gremio registró el año pasado.
Recordó que la última cosecha, que data de otoño del año pasado, fue muy mala para el gremio, pues los apicultores cosecharon en promedio cinco kilogramos de miel por colmena, cantidad que representó apenas el 20% de la media de años anteriores, que era de 25 kilogramos, lo cual complicó la situación económica de los productores que se dedican a esta actividad.
Hernández Ayala comentó que la zona donde tradicionalmente se registran los mayores rendimientos en la cosecha de miel –como el municipio de El Llano–, fue la zona más castigada; sin embargo, apuntó que otras zonas tradicionalmente menos productivas, como Asientos, Pabellón de Arteaga y Rincón de Romos, registraron niveles de producción que se ubican entre 10 y 12 kilogramos, los cuales, aunque bajos, amortiguaron un poco las pérdidas para los productores.
Añadió que previamente, durante la cosecha de primavera del año pasado, los resultados tampoco fueron favorables para el gremio, pues los rendimientos en promedio se ubicaron por debajo de los 15 kilogramos por colmena.
Para finalizar, el presidente del Comité Sistema Producto Apícola refirió que aún no han definido cuáles han sido los motivos que incidieron en esta baja producción, pues aunque hubo floración –principalmente durante el otoño–, no se presentó acopio de néctar en las colmenas; añadió que si bien las precipitaciones pluviales no se distribuyeron en todo el territorio estatal, ello no explica el desplome que se registró en la producción.