Serán los propios partidos políticos, a través de sus representaciones en el Congreso de la Unión, los que en congruencia con la buena intención de este momento, canalicen vía presupuesto federal recursos suficientes a la reconstrucción de las zonas del país afectadas por los sismos, advirtió el catedrático universitario Claudio Granados Macías.

Explicó que hay normas muy específicas e incluso un criterio de la Sala Superior del Tribunal Federal del Poder Judicial de la Federación, que revisten de legalidad la acción de renunciar a ministraciones de sus prerrogativas para privilegiar su inversión en favor de los damnificados.

Pero, además, marcan claramente que esa cesión devuelve los recursos a la Tesorería de la Federación para que desde ahí se canalicen a los rubros señalados por los partidos donantes y esto es a través del diseño que los legisladores hagan del paquete económico presupuestal que aprueben para el próximo año.

Cualquier otra intención en el sentido de crear fideicomisos o buscar otras alternativas para llevar ese recurso a los mexicanos que en este momento más los necesitan, exigirían modificaciones a la legislación electoral, que no serían pertinentes porque la urgencia es ahora y un proceso legislativo es demasiado lento como para apostar a enfrentar la contingencia dependiendo del mismo, agregó.

En entrevista, el profesor de derecho electoral de la UAA, reiteró que hay normas al respecto, pero también un criterio de la SS del TEPJF, el SUP-RAP 647/2015 en el sentido de que los partidos políticos que no hubiesen ejercido los recursos otorgados al cierre del ejercicio fiscal, deben devolverlos a la Tesorería de la Federación.

Consideró, sin embargo, que la cesión no pone en riesgo la elección presidencial del 2018 y ni siquiera las campañas políticas, que deberán diseñarse bajo el principio de austeridad.

Al final del proceso, dijo, se tendrá que evaluar el impacto que tuvo que los partidos políticos cedieran parte de su presupuesto, si efectivamente hubo austeridad sin perder el equilibrio para contender en igualdad de circunstancias y verificar si efectivamente no hubo excesos, y eso servirá para determinar cuál va a ser el futuro respecto de los ingresos de los partidos.

¡Participa con tu opinión!