Saúl Alejandro Flores

En ocasiones anteriores les he comentado la importancia que para la implementación y funcionamiento de la política regulatoria es imprescindible la participación social, bajo los esquemas planteados de lo que se ha denominado como gobernanza. No sólo para contar con una política regulatoria, sino también para que funcione el ente regulador que a fin de cuentas sería la institución que la aplicaría.
Repasemos algunos puntos: La regulación busca fomentar comportamientos que teóricamente no tendrían lugar sin su intervención, por ejemplo entre otras cosas en la protección del interés público de fallas de mercado, porque además de ser un derecho humano hay componentes de un bien económico por parte del agua. En este tenor la regulación económica busca promover los mercados competitivos y protegerlos de: a) prácticas monopólicas, b) información inadecuada, c) competencia efectiva inexistente y d) Externalidades imprevistas. También habilita la selección informada de bienes y servicios para el consumidor.
Para ello puede normar, entre otros aspectos: a) la estructura, conducta o resultados de las empresas, b) la calidad del servicio prestado, su alcance, cobertura, frecuencia y consistencia y c) el precio de los servicios y su impacto ambiental.
Al inicio de esta columna mencioné la presencia necesaria de un ente regulador y en ocasiones anteriores en este mismo espacio, el cual que debe entenderse como el Órgano del Estado que aplica las normas regulatorias, hace respetar las leyes de competencia económica y las de protección a los consumidores, garantiza la transparencia y la participación de la sociedad civil en la elaboración y aplicación de las regulaciones, verifica que éstas generen beneficios mayores a sus costos para la sociedad, y que los procedimientos sean sencillos.
También al inicio de esta columna mencioné la importancia de un componente básico en una política regulatoria moderna y es la participación social, con este respecto les mencionaré algunas modalidades existentes de participación. Considerando que los actores que conforman la sociedad civil afín al sector agua en el rubro de la prestación de los servicios, siendo los actores los siguientes: a) individuos interesados, b) grupos de interés público local, c) grupos de interés público nacional, d) asociaciones reguladoras, e) ente regulador, f) grupos afectados y g) competidores.
Otro componente básico es el derecho a la información no sólo de la forma en que se desarrolla y presta el servicio sino de la propia política regulatoria, por lo que sería menester contar con programas educativos y de comunicación, generando la consulta, no sólo vista como una forma de escuchar y luego olvidar a los ciudadanos sino a un involucramiento y corresponsabilidad, así como otros mecanismos que van desde los foros, reuniones y asambleas de consejos ciudadanos y comisiones de usuarios.
Eso es en cuanto formas, pero en cuanto a procedimientos o estilos se tienen básicamente seis que se han denominado como: a) Excluyente, b) Incluyente, c) Observatorio ciudadano, d) Mediación, e) Consejo consultivo y algo que han denominado como f) Membresía del Directorio del regulador. La próxima semana les explicaré cada uno de ellos y que modalidad distinta a las mencionadas podrían aplicarse en Aguascalientes, ya que el caso peculiar del municipio no puede ni es recomendable replicar lo que se hace en otros municipios del país, algunos componentes o figuras sí podrían ser adoptadas, sin temor, sin embargo, como lo mencioné Aguascalientes municipio y el propio estado de Aguascalientes, presentan características distintas a otros lugares del país, digo algunas, hago dicha precisión, porque se comparten marcos normativos en lo nacional, el apego a una política hídrica nacional, así como una problemática que va más allá de las límites de un estado o municipio, fronteras puestas por el hombre no por la naturaleza, ni por la propia trayectoria o ciclo del agua.
Por lo tanto, es así que en el caso de la regulación no se puede, ni recomienda el copiar, sino se debe diseñar un marco regulatorio propio y eso lleva tiempo, no días, semanas o meses, sino un par de años, lo mismo que en otra ocasión en este mismo espacio mencioné, que no es posible que se intenté hacer una ley y sus reglamentos del agua para el caso Aguascalientes por un asesor o una comisión legislativa, se requiere un involucramiento multidisciplinario, porque el agua es trasversal, requiere de un gabinete técnico, normativo, financiero, económico, ambiental y social, básicamente, porque dentro de lo técnico entran ingenieros en sus diversas especialidades también, como hidrogeólogos, especialistas en contratación, supervisión de obra, operación de redes, medición, etc.
Diseñar una política regulatoria con un involucramiento social es definitivamente una de las acciones que permitirían que en México y Aguascalientes el agua nos alcance.
Comentarios: [email protected]

¡Participa con tu opinión!