El reto de la sociedad mexicana en este momento es consolidar instituciones participando en ellas y fortaleciéndolas para que sean el contrapeso de decisiones que se advierten poco adecuadas para el desarrollo del país y su población. Así lo señaló el doctor Álvaro Lozano Platonoff, y agregó que la unidad empresarial es fundamental precisamente para llevar a buen puerto proyectos de desarrollo y de crecimiento del país.

En el marco de la conferencia “La empresa, emprendimiento y bien común”, durante la sesión ordinaria de la Unión Social de Empresarios de México (USEM) Aguascalientes, sostuvo que el desafío es superar condicionamiento externos.

Como ejemplo refirió la sociedad de Estados Unidos, con instituciones civiles que hacen contrapeso a su gobierno y “por muy terco que sea su presidente”, la sociedad está consolidada y logra que sus poderes representen sus verdaderos intereses.

De tal manera que una cosa es la realidad que percibimos y que puede parecer adversa porque cambia dinámicas y rutinas, y otra muy diferente que la sociedad no pueda hacer algo por seguir adelante con objetivos que tenía claros y que son viables.

En ese sentido, recordó que en México la sociedad en general participa en promedio en apenas dos o menos asociaciones civiles que atiendan y trabajen por un interés común, a diferencia de sociedades como la de Estados Unidos, donde la media de participación es de casi 16 asociaciones por persona. “De diferente índole, pero todas aglutinan intereses, fortalecen proyectos y dan rumbo a acciones sociales que tienen que ver con el interés colectivo, que finalmente será el bien común”, explicó.

En su exposición, Lozano Platonoff recalcó que sociedades poco consolidadas y de escasa participación, corren el riesgo de ser rebasadas en sus intereses porque no hay un frente común para hacerles contrapeso ni mucho menos para echarlos para atrás. Finalmente, recalcó que más allá de referir un panorama poco propicio o incierto para la inversión y el desarrollo del país en este momento, lo viable es trabajar con convicción, con sueño y esfuerzo, pero sobre todo con unidad y consolidación de grupos.