Leticia Acuña Medina
El Heraldo

De acuerdo a la nueva Ley de Movilidad, ya se vencieron los seis meses de plazo y no se cumplieron las disposiciones reglamentarias; tampoco se emitieron los manuales y demás instrumentos normativos que se desprendían de este ordenamiento.
Debieron expedirse dentro de los ciento ochenta días siguientes a la entrada en vigor del Decreto en cuestión -lo que sucedió el 1° de mayo del 2018-, incluyendo la normatividad municipal.
En este mismo lapso, el Congreso del Estado debió realizar las adecuaciones normativas correspondientes; debió expedirse el Programa Estatal de Movilidad y a partir de entonces, los municipios contarían con ciento veinte días para expedir su Programa Municipal de Movilidad en los términos señalados; asimismo, en igual lapso, debieron adaptar las disposiciones reglamentarias correspondientes.
Está previsto que las concesiones otorgadas bajo el imperio de las disposiciones que se derogan, continuarán su vigencia hasta su conclusión en los términos en que fueron otorgadas, de acuerdo con las nuevas reglas.
En consecuencia, los concesionarios, permisionarios, titulares de autorizaciones y operadores deberán ajustarse a la nueva normatividad o serán sancionados.
Las concesiones del transporte colectivo urbano que actualmente se encuentren en su periodo de vigencia conforme a las disposiciones que se derogan, podrán adherirse inmediatamente al SITMA (Servicio Integrado de Transporte Público Multimodal) previsto en esta Ley, siempre que los interesados cumplan con los requisitos señalados.
Para ello, la Coordinación de Movilidad debe generar los programas de integración que resulten necesarios para operar sin demora la transferencia entre ambos sistemas.
Las personas físicas que actualmente detenten una concesión de transporte colectivo urbano, deberán integrarse en personas morales titulares de las concesiones SITMA, cuando tales entes reúnan los requisitos señalados en esta Ley.
En este caso, la titularidad de las concesiones ordinarias para operar el transporte colectivo urbano se extinguirá si se otorga la titularidad de la concesión SITMA a una organización.
Asimismo, deberá procurarse que en el transcurso de tres años, haya concluido la migración de las concesiones del transporte colectivo urbano convencional otorgadas bajo el imperio de las leyes que se derogan, a efecto de que puedan ser integradas al esquema propio del SITMA en caso de ser procedente.
Para ello, la CMOV deberá establecer las reglas y mecanismos para dicha transferencia.