Creo que al menos una vez habrás escuchado esta frase y si te pones a pensar, en la mayoría de las profesiones resulta muy importante aplicarla ya que… ¿A quién le gusta ser atendido por un dentista que parece pordiosero? ¿O por ejemplo que un caso importante sea llevado por un abogado que tiene facha de preparatoriano?

Parte de la credibilidad de una persona en un puesto o profesión, además de que deba ejecutar correcta y éticamente su trabajo, es la manera en que proyecta su capacidad. Es difícil creer que una persona sea profesional en lo que hace, si ni siquiera parece lo que dice ser.

Muchas de las empresas de hoy en día poseen el código de vestimenta “Casual de Negocios”, código que muchos confunden con “Casual Hogareño”. Una vestimenta casual que se utiliza en casa, es muy distinta a la que debería utilizarse en un ambiente laboral. Casual de Negocios no significa que está emparentado con las tendencias de la moda y que además, se pueda utilizar lo más cómodo y relajado que tenga yo en el guardarropa. Tristemente ese Casual de Negocios en muchas empresas, se vuelve “Fachoso”.

Es válido que una empresa pretenda que los atuendos de sus empleados estén basados en el código “Casual de Negocios”, ya que apela a que los clientes sientan más accesibilidad y sencillez por parte de la empresa. Es por eso vital recalcar que es muy importante lucir siempre profesional en tu trabajo, y acoplar ese profesionalismo al código que te pide tu empresa.

¿Cómo lograr atuendos dentro de este código de vestimenta si eres mujer?

  • Pantalón o falda en conjunto con una camisa o blusa
  • Sacos o sweaters
  • Si la empresa permite usar jeans, estos deberán ser oscuros y sobrios
  • Maquillaje moderado
  • Accesorios no muy vistosos
  • Zapatos cerrados o solamente con la punta abierta (de altura media o flats)
  • Si gustas de los estampados, deberán ser discretos

¿Cómo lograr atuendos dentro de este código de vestimenta si eres hombre?

  • Pantalones de vestir tipo chinos
  • Camisa de manga larga, camisa “button down”
  • Blazer o traje coordinado (opcional)
  • Sweater
  • Playeras tipo polo en colores sobrios y serios
  • Zapatos o mocasines
  • Mínimo de accesorios
  • Loción moderada

Vuélvete una digna tarjeta de presentación para tu empresa. Asesórate con un experto que te ayudará a potenciar tu imagen.

El Poder de tu Imagen.

silvia@consultoriadeimagen.com.mx

¡Participa con tu opinión!