El fondo es la clasificación al Mundial y lo prioritario para la Selección Mexicana, y las formas podrán discutirse después.

Así lo maneja en su plan el técnico del Tricolor, Juan Carlos Osorio, quien reportó la existencia de ansiedad y alegría a la vez en el representativo mexicano por convertirse ya, con un triunfo sobre Panamá, en un equipo con boleto a Rusia 2018.

“Nos alegraría mucho poder estar en el grupo de naciones que ya aseguraron estar en el Mundial. Creo que los muchachos siempre han dejado todo en la cancha por representar más que dignamente a México. Es una gran oportunidad para el futbol mexicano de demostrar que en esta área es el equipo más fuerte, que es una nación futbolera por excelencia, que ha estado en Mundiales, que necesitamos hacerlo, estar, y ojalá que lo antes posible”, sostuvo Osorio.

“Ya más adelante, de lograrlo, habrá tiempo para discernir o discrepar de las formas o de las maneras, que yo creo que está siempre para el debate, sobre todo al ser el futbol un juego con tantas posibilidades, imprevisibles que hay”.

El entrenador del combinado nacional advirtió que más allá de pretender él pasar a la historia del futbol mexicano, quienes completan la misión son los jugadores.

“Quedarán 3 partidos más y vamos a prepararlos de la mejor manera para terminar en el mejor puesto posible”, mencionó.

Sostuvo que Panamá no será un rival cómodo por el planteamiento que suele hacer como visitante su entrenador, Hernán Darío Gómez.

Aclaró la dificultad de armar la actual convocatoria, sobre todo por los jugadores que militan en Europa y el desgaste que implican los traslados.

En ese tenor, mencionó que ya está en proceso de elaboración un protocolo de recuperación para estos elementos de cara a futuras convocatorias.