El bloqueo de las vías ferroviarias en Michoacán está afectando toda la economía del país y si no hay consecuencias en breve, el daño será mayúsculo para millones de personas, señaló el presidente de Canacar, Roberto Díaz Ruiz.
Consideró además que el recuento de pérdidas será grave, y se corre el riesgo de que los maestros de otras entidades repliquen ese tipo de medidas radicales, pues al fin y al cabo nada sucede.
En ese sentido, dijo que esto es un mal ejemplo para el magisterio de entidades como Guerrero, Oaxaca y Chiapas, donde son muy dados a actuar de esa manera y si advierten que en Michoacán no hay quién ponga orden, no tardarán en hacerlo ante cualquier demanda por la que quieran presionar.
En entrevista, Díaz Ruiz lamentó que los maestros han olvidado que sus derechos terminan donde empiezan los derechos de los demás, y éstos están siendo gravemente afectados en detrimento no de un grupo, sino de toda la economía nacional.
Explicó que como servicios complementarios para el transporte de carga, los ferrocarriles y los tráileres, hay afectación cuando no funcionan unos u otros con la eficiencia que se requiere.
“De tal forma que en este momento lejos de pensar que el autotransporte de carga pueda verse beneficiado con la paralización de trenes, la verdad está siendo impactado porque hay mercancía que viene de otros países y que requiere de la óptima actuación de ambos transportes para llegar a todos los puntos previstos en el país”.
Puntualizó que el tren es un servicio que todos deseamos que se siga prestando con la eficiencia que México necesita, porque en el momento en que los empresarios pierdan de vista el bienestar del país por buscar ganar para un grupo o en lo personal, estarán cayendo en malas prácticas que terminarán revirtiéndose en su contra.
Finalmente, reiteró que el bloqueo de las vías federales de comunicación es algo que debe tener consecuencias, porque lo que está arrojando este bloqueo está costando mucho y dañando sobre todo al país.