La saturación de hospitales es el rubro que más inconforme deja a los usuarios del servicio público de salud, según reporta la Encuesta de Calidad e Impacto Gubernamental (ENCIG) 2017.
En promedio, el 80% de los usuarios padece la saturación de las clínicas al solicitar los servicios de salud.
Según el estudio del Inegi, el 84.6 por ciento de usuarios del IMSS recibió atención en hospitales o clínicas saturadas de usuarios.
Esta misma situación la reportó el 81.4 por ciento de quienes recurrieron a los servicios estatales o Seguro Popular y 76.5 por ciento de los derechohabientes del ISSSTE.
Los derechohabientes del IMSS son, en promedio, los menos satisfechos con el servicio en general.
Sólo 44.4 por ciento reportó estar satisfecho con el servicio de salud y en los servicios estatales la proporción fue de 47.7 por ciento; mientras que en el ISSSTE la mitad reportó satisfacción por la atención.
Con respecto a indicadores reportados en 2015, en el caso del IMSS e ISSSTE el Inegi detectó mejoría en todos los rubros; sin embargo, la evaluación de servicios estatales fue similar o peor que dos años antes.
Consultado al respecto, el director general del IMSS, Tuffic Miguel, afirmó que el Instituto ha implementando acciones para reducir la sobresaturación.
También aseguró que los niveles de satisfacción se han incrementado hasta alcanzar un 85 por ciento.
“Sin duda, todavía hay áreas importantes de mejora. Hay que seguir, estamos trabajando en ello. Estamos haciendo un uso más eficiente de nuestras instalaciones.
“Una de esas iniciativas es la Unifila para pacientes sin cita. Antes la gente se tardaba tres horas en que las atendieran y ahorita los estamos atendiendo en menos de una hora”, expresó en entrevista.
El funcionario estimó que la saturación de clínicas y hospitales irá a la baja con la nueva infraestructura, que próximamente se inaugurará.
“La idea es que en esta Administración se construyan 12 nuevos hospitales, 40 unidades médico familiares y 9 clínicas de mama”, aclaró.
“Además, en zonas rurales también nos estamos apoyando con unidades médicas móviles que nos están permitiendo ser más eficientes”, añadió.
Cada dos años, el Inegi indaga la percepción de los ciudadanos sobre los servicios públicos, entre los que se encuentran los parques y jardines, el alcantarillado, el agua, potable y las carreteras.
La institución también pregunta la percepción sobre algunos pagos como el servicio de energía eléctrica, trámites vehiculares o fiscales.
En el caso de los servicios de salud, los usuarios entrevistados evaluaron el estado de las instalaciones, el trato y la calidad de atención, la capacitación de los médicos y disposición de medicamentos e insumos.
Asimismo, reportaron si se les brindó información oportuna sobre su estado de salud, la suficiencia de médicos, si el trato del personal fue respetuoso y si se les brindó atención en instalaciones limpias.

¡Participa con tu opinión!