Jesús Eduardo Martín Jáuregui

Palabras pronunciadas en el Congreso del Estado en la firma de la adhesión al Pacto propuesto por el Gobierno del Estado y la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Aguascalientes, el pasado 11 de los corrientes.

El día 10 del presente en todo el mundo por acuerdo de la Organización de las Naciones Unidas se celebró el día internacional de los Derechos Humanos, oportunidad para reflexionar en que todavía en una gran cantidad de países no se cumple con este catálogo mínimo de prerrogativas del individuo que son los derechos fundamentales. Muchos países no tienen siquiera un organismo encargado específicamente de su tutela y su promoción. En nuestro país la Comisión Nacional de los Derechos Humanos data de 1990 y en Aguascalientes desde 1988 ha existido un organismo protector y difusor. Todos los estados tienen un organismo público promotor y defensor. En México nuestra celebración es luctuosa, ahora tenemos un triste récord, somos el primer país en que se asesina a un defensor público de Derechos Humanos por razón de su mandato legal. El pasado 20 de noviembre en La Paz, Baja California Norte, el presidente de la Comisión de Derechos Humanos de aquel estado Silvestre de la Toba Camacho fue,  no abatido, no ejecutado, no ultimado, ¡no! Hay que decirlo fuerte y claro, sin eufemismos, fue proditoriamente asesinado junto con su hijo, dejando malheridas a su esposa y su hija. Es fecha que no obstante los claros indicios de delincuencia organizada, incluso por el tipo de armas utilizado, la Procuraduría General de Justicia de la República no ha atraído el caso. Este miércoles la Federación Mexicana de Organismos Públicos de Derechos Humanos tendremos una reunión con la Conferencia Nacional de Gobernadores y el Secretario de Gobernación. Los ombudspersons creíamos que bastaría con la nobleza de la institución y la claridad de las intenciones para sentirnos protegidos, no ha sido así, y sin embargo ratificamos nuestro compromiso y nuestro mandato. La promoción y promoción de los Derechos Fundamentales de todos los individuos, todos, frente a la autoridad, frente a la delincuencia, frente a la incomprensión, frente a la intolerancia, frente a la indiferencia.

La sangre de Silvestre de la Toba Camacho habrá de abonar la lucha por los Derechos Humanos para todos.

Hoy nos reúne también otra razón. La invitación para en ocasión del pasado Día Naranja, contra la violencia a la mujer, y el día Internacional de los Derechos Humanos, adherirse al Pacto Estatal contra la violencia en la mujer y en la niña?

Los romanos que para eso del derecho se las gastaban tenían un apotegma que decía “Pacta sunt servanda” que a dos mil y más años de antigüedad sigue siendo válido y en materia de derecho internacional es el principio sobre el que descansan los acuerdos, tratados y convenciones.

Pacta sunt servanda, lo acordado se cumple, lo pactado debe ser cumplido.

Nuestra vida está regida por pactos, algunos más complejos que otros, pero que están presentes a cada instante. Al despertar encendemos la luz y estamos en uso de un contrato de servicio con la Comisión Federal de Electricidad, nos aseamos y hacemos uso de un contrato de suministro de agua, lo que vestimos al igual que lo que desayunamos fue, por regla general adquirido por un contrato de compraventa, salimos de casa y para trasladarnos celebramos un contrato de transporte con una compañía previamente autorizada por una concesión que es un pacto con el estado, llegamos a trabajar para cumplir un contrato de trabajo, previamente con un contrato de compraventa adquirimos un café y unas donas.

Todos ellos son pactos. Algunos que no requirieron formalidad como la compra de alimentos, otros como la electricidad y el agua requirieron hacerlo en un formato. Celebrar un pacto implica comprometerse, estar dispuesto a cumplir con sus cláusulas.

La exhortación que formuló la Comisión Estatal de los Derechos Humanos, para celebrar este pacto, afortunadamente ha caído en tierra fértil, el Gobierno del Estado y el Sistema Estatal para el Desarrollo Integral de la Familia, conjuntamente con el Instituto de las Mujeres del estado lo suscribieron y el día de hoy lo suscribirán también representaciones de los Poderes Legislativo y Judicial, presidencias municipales y organismos de la Familia de los ayuntamientos, universidades encabezadas por la Autónoma de Aguascalientes, mi casa, organismos intermedios, organismos de la sociedad civil y la ciudadanía en general.

En esta celebración nos acompaña Arturo Kemchs, que ha sido aliado incansable de la Comisión Estatal de Derechos Humanos, un extraordinario artista que ha encauzado su talento en la caricatura política, ha sido directivo de las asociaciones nacionales e iberoamericanas de caricaturistas. Con ellos, con los caricaturistas políticos los organismos públicos de Derechos Humanos, compartimos la tarea desde diferentes enfoques, ni ellos ni nosotros podemos transformar la realidad, pero hacemos los señalamientos para que la sociedad posea mas elementos para enjuiciarla, ellos con humor, nosotros con recomendaciones a la autoridad para que se sancione a los que violan la Constitución y los Tratados internacionales. Además de facilitarnos la magnífica exposición que tendrá oportunidad de apreciar, nos ha traído un número, lamentablemente limitado, del que haremos llegar ejemplares a titulares de organismos, a universidades y fundamentalmente a las bibliotecas para que estén al alcance del mayor número de personas.

Celebrar un pacto por el respeto a la mujer y a la niña lo hacemos por necesidad, por conveniencia y aún por gusto.

Es una necesidad que parte de una deuda histórica para con la mujer, que ha tenido y lamentablemente en muchas situaciones de la vida diaria, sigue teniendo una condición relegada en la vida laboral, social y de familia, es también una declaración de principios en el que manifestamos el reconocimiento a su dignidad plena y el compromiso de actuar a partir de ese hecho, es asumir que el progreso y el desarrollo de una comunidad no puede darse en plenitud si alguno de los pilares sobre los que se sustenta no tiene la atención, el cuidado, la solidez que tengan los demás.

Celebrar un pacto por el respeto a la mujer y a la niña es conveniente porque sólo desde la justicia, la equidad y el respeto, es posible facilitar que cada individuo pueda desarrollar sus potencialidades y así confiar en el crecimiento armónico y sin rémoras. Es conveniente porque una sociedad no puede crecer en plenitud y así nos lo ha enseñado la historia, si arrastra contradicciones internas, porque éstas tarde o temprano la hundirán, sucedió con el esclavismo, sucedió con el feudalismo, sucedió con la burocracia disfrazada de socialismo, habrá de suceder con el neoliberalismo que perpetúa las injusticias y la inequidad.

Celebrar un pacto por el respeto a la mujer es también un gusto, porque todos tenemos mujeres a las que profesamos veneración, cariño, admiración, amor, y lo menos que podemos exigir para ellas es respeto, y en ese respeto comprendemos seguridad, trato justo, igualdad de oportunidades e igualdad de prestaciones, cero discriminación, y equidad, y equidad, y equidad.

bullidero.blogspot.com                  facebook jemartinj                  twitter @jemartinj