Raúl Olmos / MCCI
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Los partidos políticos representados en el Congreso de San Luis Potosí pactaron desviar al menos 33.6 millones de pesos con el uso de una red de 51 empresas fantasma y prestanombres.
El desvío fue gestionado y avalado por los diputados de los 9 partidos políticos con presencia en el Congreso local, en sesiones de la Junta de Coordinación Política, según consta en actas obtenidas por Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI).
Legisladores del PAN, del PRI, del PRD, del PT, PVEM, Nueva Alianza, Movimiento Ciudadano, Morena y del partido estatal Conciencia Popular autorizaron, en distintas sesiones de la actual legislatura, el pago de falsos apoyos sociales a habitantes de colonias populares y comunidades rurales del estado.
A esto se añade el desvío de 9 millones 600 mil pesos de obras inexistentes gestionadas por los legisladores, con lo que el desfalco documentado hasta ahora supera los 43 millones de pesos.
A los supuestos beneficiarios les robaron la identidad, y con el apoyo de la red de proveedores fantasma, se simuló la entrega de despensas, materiales para construcción y la impartición de talleres, entre otro tipo de ayudas sociales.
Las gestiones para los falsos apoyos y para pagar las facturas a las empresas fantasma eran realizadas por los propios diputados, de acuerdo con las actas consultadas.
Los legisladores llegaron al extremo de gestionar 400 despensas a nombre de una persona que tenía 45 días de haber fallecido.
En la documentación con la que justificó el pago de 86 mil 499 pesos a una empresa fantasma anexaron una carta de agradecimiento del difunto para lo cual falsificaron su firma.
Hasta el momento, 16 personas a las que les robaron su identidad han presentado denuncia penal contra los diputados locales.
“Prácticamente en San Luis Potosí tenemos un crimen muy bien organizado donde participan todos los partidos políticos”, acusó el abogado Óscar David Reyes Medrano, quien ha asesorado a 13 víctimas a las que les robaron su identidad.
“Operan como si fuera un crimen organizado, todos los diputados de todos los partidos políticos, todos sin distingo, están metidos en la misma red, en el mismo abuso”, coincidió José Guadalupe González Covarrubias, fundador de Ciudadanos Observando.