Por FRANCISCO VARGAS M.

El rejoneador navarro Pablo Hermoso de Mendoza y el matador potosino Fermín Rivera, al cortar una oreja respectivamente, se alzaron como los triunfadores de la Corrida Extraordinaria Nocturna que se celebró en la Plaza de Toros Jorge «El Ranchero» Aguilar de Tlaxcala, festejo en el cual José Mauricio no tocó pelo por fallar con el acero.
Ante tres cuartos de entrada y clima agradable se jugaron dos toros de la ganadería de Rancho Seco y cuatro de la dehesa de Magdalena González, todos correctos de presentación y comportamiento desigual.
El rejoneador Pablo Hermoso de Mendoza en su primero escuchó calurosa ovación, superándose en el otro al que le cortó una oreja, después de estar lucido con rejones de castigo y banderillas.
Fermín Rivera poco pudo hacer en el primero de su lote, por lo que tuvo silencio; en el otro cuajó una faena de gran clase y profundidad con la cual se llevó una merecida oreja a su espuerta.
José Mauricio en su primero tuvo silencio, y en el cierra plaza logró una faena artística de gran pureza, misma que lamentablemente pinchó con el acero, por lo que escuchó dos avisos y ovación. (pacovargas_@hotmail.com <mailto:pacovargas_@hotmail.com>)