Diego Martínez
Agencia Reforma

MIAMI, EU.- El sabor latino se apoderó del Super Bowl LIV por casi 15 minutos con mucho pop, salsa, reguetón, sensualidad, fuegos artificiales y baile.
La colombiana Shakira, que ayer celebró su cumpleaños 43, y la originaria del Bronx, Jennifer Lopez, de 50 años, se encargaron de encender con su belleza y movimientos a más de 65 mil almas en el Hard Rock Stadium.
Su actuación se convirtió en tendencia en Twitter y hasta recibió una felicitación de Lady Gaga.
«Qué show de medio tiempo tan divertido. Bailé y sonreí todo el tiempo. Qué poderosas y sexis mujeres. Con la cámara encendida y apagada. Las amo, hermosas y talentosas mujeres», escribió Gaga en sus redes.
La de Barranquilla fue la encargada de abrir el show con «She Wolf». Lucía un top y falda roja, y aunque arrancó con dificultad, conforme avanzaban los segundos comenzó a prender a los asistentes.
Interpretó «Empire», y cuando llego a «Whenever, Wherever» la temperatura subió.
Entonces, llegaron los invitados. «Bad Bunny» apareció en el escenario y intercaló con Shakira los temas «I Like It Like That» y «Chantaje», lo que levantó a la gente de sus asientos.
Shakira, luego, echó mano de toda su sensualidad cuando interpretó «Hips Don’t Lie».
Vino el turno de J.Lo. La «boricua» apareció como reina del pole dance y se arrancó con «Jenny from the Block», «Get Right», «Waiting for Tonight» y «Love Don’t Cost a Thing», antes de que apareciera J Balvin para entonar «Mi Gente».
A Lopez, quien lucía una figura espectacular con su vestimenta brillosa, se le veía feliz.
Disfrutaba del show, y también lo hacía su pareja, Alex Rodríguez, quien abajo del escenario se deleitaba admirándola.
En el show apareció Emme, la hija de 11 años de Lopez, para entonar «Let´s Get Loud».
La bandera boricua apareció en el escenario y también aprovecharon para rendirle homenaje al recién fallecido Kobe Bryant, pues se iluminó el campo se vistió con los colores de los Lakers.
Las dos latinas acabaron el show compartiendo el escenario, bailando, mientras miles de aficionados las vitoreaban de pie.
En sus actuaciones no hubo falla, pero sí de parte del Hard Rock Stadium, pues durante el set de J.Lo las pantallas no funcionaron adecuadamente por algunos segundos.