Por FRANCISCO VARGAS M. 
Enviado Especial (Crónica y Fotos)

PABELLÓN DE ARTEAGA, Aguascalientes.- En lo que fue la Corrida Mixta de “Feria de la Revolución 2017” de Pabellón de Arteaga, y que ayer domingo concluyó, los matadores de toros Israel Téllez y Gerardo Adame, así como el novillero Manuel Gutiérrez cortaron una oreja respectivamente, mientras que el diestro Diego Emilio quien estrenó su alternativa, tuvo una actuación llena de firmeza perdiendo premio por fallar con la espada.
Una vez que afortunadamente hubo un arreglo entre la empresa y la Unión Mexicana de Picadores y Banderilleros, por los adeudos que existían por la anterior empresa, con más de 30 minutos de atraso y clima fresco, dio inicio este festejo en el Lienzo Charro “Revolución”, el cual registró casi lleno. Se jugaron dos de la ganadería de Puerta Grande que hizo primero, manejable y obediente; y cuarto novillo débil, soso y deslucido. Así como dos de la dehesa de Castorena, siendo el segundo que fue incierto, reservón y tardo por el izquierdo; y tercero corto, desarrollando sentido con ciertas complicaciones.
ISRAEL TÉLLEZ (Lila y Oro)
A “Profe”lo recibió con lances a la verónica y revolera; quitando de manera lucida por chicuelinas, mismas que cerró con media. Cubrió el segundo tercio con dos cuarteos escuchando palmas. Brindó a don Antonio Robledo Urzúa, para iniciar por bajo, logrando enseguida dos series por el derecho de buen trazo, con temple, adornándose con cambio de mano por delante. Por el izquierdo el toro fue tardo por lo que continuó con diestra mano, ante un astado ya mermado que embistió con la cara arriba, desplante rodilla en tierra y por alto. Nuevamente se llevó la muleta a mano izquierda sacando naturales atrasando el engaño. Vinieron derechazos uno a uno sin faltar el desplante viendo el tendido. Estocada honda de efectos inmediatos para petición de oreja que le fue concedida por el juez Joaquín Chávez.
GERARDO ADAME (Catafalco y Azabache)
“Autlán” se llamó su toro al que bregó para meterlo al engaño. Una vez que pasaron fatigas las infanterías para cubrir el segundo tercio; muleta en mano el aguascalentense poco a poco lo fue metiendo al engaño, logrando una faena meritoria y entendida prácticamente derechista, donde extrajo pases que tuvieron eco en el tendido, sacando los últimos de ellos a base de su gran actitud, siendo desarmado en dos ocasiones. Terminó con pases por alto dándole los terrenos de adentro, dejando en la suerte suprema estocada entera siendo premiado de manera acertada con una oreja.
DIEGO EMILIO (Grana y Azabache)
Una vez que se le hizo un merecido reconocimiento al ingeniero y buen amigo, ingeniero Antonio Robledo Sánchez, por parte del alcalde de este municipio, Cuauhtémoc Escobedo Tejeda, quien le entregó un merecido reconocimiento por ser el constructor de este Lienzo Charro entre otras obras más; Diego Emilio se enfrentó a “Berriches” el más hecho de todos mismo que pegaba fuertes arreones y que bregó atinadamente con capa el joven acalitano. Con un toro un tanto incierto y nada fácil, logró una interesante faena sobreponiéndose a todo, logrando pases con diestra mano por demás meritorios a base de insistir, viéndose siempre con mente clara y con firmeza, aguantando las fuertes embestidas como las coladas del astado. Molinetes y pases por alto ligados intercalando un desplante rodilla en tierra, concluyendo con ajustadas manoletinas. Para su mala fortuna pinchó en dos ocasiones, terminando de estocada tendida poco delantera escuchando un aviso, como calurosa ovación.
MANUEL GUTIÉRREZ (Celeste y Oro)
Con “Buen Amigo”, puso rodillas en tierra para recibirlo con una larga cambiada por el izquierdo y verónicas jugando los brazos y revolera. Quitó de manera variable por gaoneras y caleserinas como un afarolado. Cubrió el segundo tercio con más voluntad que eficiencia. Brindis al alcalde, Cuauhtémoc Escobedo Tejeda, iniciando su faena con un cambiado por la espalda y por alto. Por el derecho le corrió la mano al soso y deslucido novillo, al igual que lo hizo por el izquierdo donde templó, viniéndose a menos el astado que embestía con la cara a media altura. Estocada honda delantera poco tendida para oreja con petición de la segunda que no le fue concedida. ([email protected] )