Buena expectativa manifiesta la CROM con la llegada de Andrés Manuel López Obrador a la presidencia de la República. Su dirigente en la entidad, Jesús Enrique Ramírez Pérez, consideró que los trabajadores y empresarios no tienen por qué alarmarse, toda vez que las leyes secundarias de la Reforma Laboral pendientes por aprobar, se quedarán para el nuevo Gobierno Federal y la siguiente Legislatura y que ante el perfil nacionalista del nuevo jefe de la nación, espera que no avancen.
“Yo creo que ese va a ser un tema que se le debe dar al nuevo gobierno, a la nueva legislatura y por el corte que tiene el nuevo presidente y también los nuevos representantes populares, creo que podemos estar tranquilos los trabajadores en lo que va a suceder, no creo que siga avanzando”.
En ese sentido, el líder de la CROM en la entidad recordó que, en su momento, denunció que la nueva Reforma Laboral se perfila para beneficiar los intereses internacionales más que a los nacionales. Sin embargo, confió en que no se siga por ese camino, tomando en cuenta la propuesta de Andrés Manuel López Obrador.
“Dudo mucho que sigamos por ese camino del deterioro de la clase trabajadora, porque los gobiernos pasados en general, han contribuido en que se vaya desgastando. La reforma era necesaria, pero se estaban haciendo cambios hacia atrás, beneficiando los capitales internacionales, ahora veamos cómo se comportan en cuestión de inversión ante la expectativa de cómo va a gobernar AMLO”.