David Loji
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- El aumento de robos con violencia ha ocasionado una mayor popularidad en el blindaje urbano, en autos de menor capacidad y desempeño, según expertos.
Mientras que anteriormente los blindados se basaban en vehículos de marcas premium, ahora existen vehículos blindados de marcas generalistas como KIA y Chrysler.
«Se están blindando vehículos de menor valor como las camionetas Volkswagen Teramont y Tiguan, así como la Mitsubishi Outlander», dijo en entrevista Rodolfo Amozurrutia, director general de TPS Armoring.
El blindaje antiasalto urbano ofrece protección adecuada, pero con un mínimo peso que ronda aproximadamente los 180 kilogramos, y, dado que es más ligero, funciona con autos de 150 caballos de poder sin interferir con su desempeño.
«Y mientras que aún se siguen blindando marcas premium, como Mercedes- Benz, el abanico de modelos se ha ampliado para incluir modelos menos costosos de esa y otras marcas de lujo», comentó Amozurrutia.
Esta tendencia ha crecido en los últimos años, pues hace una década este tipo de blindaje comprendía entre el 40 y 50 por ciento del total de blindados y actualmente representa del 70 al 75 por ciento, de acuerdo con datos de TPS.
«El asalto urbano se realiza con armas de puño. Hay normas para los blindajes, dependiendo de la munición, pero en general deben ser niveles de protección Nivel III y III Plus, depende del fabricante», detalló Amozurrutia.
El 43 por ciento de la población dijo sentirse insegura al circular en su auto, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana realizada por el INEGI en 2019.
Además, en los últimos ocho meses se han registrado 6 mil 777 carpetas de investigación para robos a transportistas y las entidades con más casos son el Estado de México, Morelos, Veracruz, Michoacán, Nuevo León, Puebla, Ciudad de México, Jalisco, San Luis Potosí y Tlaxcala, de acuerdo con cifras del Sistema Nacional de Seguridad Pública.