Al presentar los resultados del Operativo Barrio Seguro desde el año 2017 a la fecha a la alcaldesa Miriam Rodríguez Tiscareño, el secretario de Seguridad Pública, Antonio Martínez Romo, informó que se han realizado más de 178 mil detenciones, cuya estrategia se implementó para disuadir el delito y cuidar la integridad de las familias y sus bienes materiales.

El comandante general Antonio Martínez Romo aseveró que con base a los requerimientos, esta corporación policiaca refuerza vigilancia y prevención de manera constante, mecanismos para disminuir la incidencia delictiva. Explicó que los recorridos permanentes han impactado de manera positiva en las zonas catalogadas como focos rojos: Villas de Nuestra Señora de la Asunción, J. Guadalupe Peralta, Valle de los Cactus, Pericos, Ojo de Agua, Insurgentes y López Portillo.

El titular de la SSPM precisó que 169 mil 500 detenciones se realizaron por incurrir en faltas administrativas como disturbios, ingerir bebidas alcohólicas y estupefacientes en vía pública, donde los hombres fueron quienes mayoritariamente las cometieron. Aparte se contabilizaron 7 mil 835 detenciones por delitos del fuero común y 227 por delitos del fuero federal.

Con este operativo se incide en gran manera en el combate a las adicciones, que es un gran problema de salud y riesgo sobre todo para los jóvenes, pues tan sólo en lo que va del año, se han puesto fuera de circulación 1,418 envoltorios de drogas como cannabis, cocaína, cristal y psicotrópicos. Asimismo, en el presente año se han asegurado 21 armas y 82 cartuchos, evitando con ello que se utilicen en delitos graves como homicidios o robo a comercio y casa habitación.

Con esta vigilancia permanente, en la primera mitad del 2019 se ha logrado la detención de 148 personas que contaban con una orden de aprehensión en su contra. El constante patrullaje ha favorecido la recuperación de 700 vehículos robados. Finalmente, reiteró la permanente presencia de la Policía Municipal en las calles para preservar el orden y la paz social y ratificó la completa disposición para trabajar en conjunto con el resto de las corporaciones de seguridad, a nivel estatal y federal.