Israel Ortega y Samuel Adam
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- El edificio de Álvaro Obregón 286, cuyo colapso el 19 de septiembre dejó 49 muertos, no tenía Constancia de Seguridad Estructural para operar como centro de trabajo.
El inmueble carecía de dicho documento que avalara su resistencia ante un temblor, así como para su operación y situaciones de emergencia, según una respuesta de la Unidad de Transparencia de la Delegación Cuauhtémoc.
El Reglamento de Construcciones prevé que los edificios tipo A y B1 cuenten con el dictamen expedido por un Corresponsable de Seguridad Estructural que debe renovarse, máximo, cada 5 años.
Los edificios B1 son inmuebles habitacionales o de oficinas en los que se requiere esta constancia por el riesgo de que haya una pérdida de vidas elevada ante una emergencia y, con más de 50 ocupantes –como el de Álvaro Obregón–, requieren también el visto bueno de seguridad y operación al que se debe adjuntar la constancia.