Héctor Gutiérrez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO 13-Ago.- Lejos están los días en los que, para ganar una elección, los candidatos tenían que besar bebés, estrechar la mano de ancianos y difundir su voz e imagen a través de la radio y televisión.
En materia de fiscalización, la promoción en internet y redes sociales, cuyos gastos han sido opacados por los partidos, podría derivar en que se anule la elección a Gobernador de Coahuila.
Grupo REFORMA publicó ayer que en las pasadas elecciones, los partidos ejercieron 961 millones de pesos, ocultaron 228 millones, es decir el 23.7 por ciento.
De acuerdo con información del Instituto Nacional Electoral (INE), los candidatos a Gobernador en el Estado de México, Coahuila y Nayarit gastaron 56.1 millones de pesos en propaganda en internet, de los cuales 11.1 millones fueron ocultados al árbitro electoral.
Los candidatos que más gastos escondieron en este rubro fueron la panista Josefina Vázquez Mota, con 3.9 millones de pesos; el priista Alfredo del Mazo, con 3.6 millones; el priista, Miguel Riquelme, con 1.18 millones; y el priista Manuel Cota, con 1.08 millones de pesos.
Un factor que originó que el INE detectara esas irregularidades fue que la contratación de propaganda en internet se realizó a través de la triangulación con empresas intermediarias.
En diciembre de 2016, el Consejo General del órgano electoral modificó el Artículo 143 de su reglamento de fiscalización, en el que se estableció la obligación a empresas intermediarias usadas por partidos a que desglosen todos los contratos que hayan celebrado con empresas extranjeras.
“En caso de subcontratación de un proveedor en el extranjero se deberá presentar el detalle de los conceptos de gasto de los servicios prestados entre el intermediario contratado por el sujeto obligado y el proveedor final del servicio, así como el monto de pago y la documentación referida”, indica la reforma del Artículo.
En el caso de Coahuila, la aplicación de este criterio devino en que Riquelme rebasara en más del 5 por ciento el tope de gastos de la entidad, lo cual es causal de nulidad de la elección.
En la sesión en la que se aprobaron los dictámenes de fiscalización, un grupo de consejeros uso ese artículo para argumentar que Altier Espora, empresa contratada por el PRI, no reportó de manera adecuada un pago realizado a Facebook de Irlanda para promocionar al candidato del tricolor en Coahuila.
Mientras que el PRI informó que celebró un contrato de 600 mil pesos con Altier Espora para gestionar publicidad en Facebook, la firma de la red social reveló que el contrato con la empresa intermediaria fue en realidad de 993 mil pesos.
Con la oposición del tricolor y de un grupo de cuatro consejeros, comandados por Marco Baños, el Consejo General aprobó que esos 993 mil pesos debían ser cargados a la campaña de Riquelme, lo que hizo superar en 7.86 por ciento el tope de gastos de campaña.