Gustavo García Olguin 
Agencia Reforma

Washington DC, Estados Unidos.- En su primer discurso sobre el Estado de la Unión, el Presidente Donald Trump no mencionó el TLC pero arremetió contra los indocumentados.
“Por décadas, las fronteras abiertas han permitido que las drogas y las pandillas inunden nuestras comunidades más vulnerables. (Debemos) construir un gran muro en la frontera sur”, dijo ante ambas cámaras del Congreso.
Trump insistió en su plan de otorgar la ciudadanía a 1.8 millones de jóvenes sin papeles a cambio del muro.
Sobre comercio, presumió haber logrado en un año relaciones justas.
“Estados Unidos finalmente le ha dado vuelta a la página de décadas de acuerdos, que sacrificaron nuestra prosperidad y que se llevaron fuera nuestras compañías, nuestros trabajos y nuestra riqueza.
“Muchas compañías de autos están ahora construyendo y expandiendo sus plantas en EU, algo que no se había visto por décadas. Chrysler está mudando una importante planta de México a Michigan”, aseguró.