Isabella González y Jorge Ricardo
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- La Secretaria del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) renunció a administrar el “Parque Bicentenario”, que durante el sexenio de Felipe Calderón, se invirtieron casi 2 mil millones de pesos.
La dependencia ambiental consideró que el megaparque de 55 hectáreas se encontraba “ocioso e improductivo” y lo cedió al Instituto de Administración y Avalúos de Bienes Nacionales (INDAABIN).
El parque se construyó en lo que fue la refinería “18 de Marzo” de Pemex y fue concebido como un pulmón de la CDMX con 5 mil árboles.
Tiene un auditorio al aire libre, un museo, un lago, planta de tratamiento, cinco áreas de estacionamiento, así como cuatro jardines, tres invernaderos con bioclimas internos y un orquidiario con rampas flotantes.
Cuenta además con una ciclopista de 3.6 kilómetros, canchas de baloncesto, voleibol, voleibol de playa, una de futbol, un skatepark, un gimnasio al aire libre y una área de picnic con 23 mesas y sillas.
Las obras del parque iniciaron en junio de 2009 con trabajos de remediación por suelo contaminado y Pemex invirtió casi mil millones de pesos. Otros mil millones de pesos se destinaron para el proyecto y acondicionamiento del parque.
Vecinos de la zona advierten que el parque se pretende concesionar para construir viviendas de lujo y una zona comercial.
También la Unión Nacional de Técnicos y Profesionistas Petroleros advirtió que se pretende cerrar el parque y construir edificios en la zona del lago.
En abril de 2016 se tramitó ante la Seduvi un certificado de Uso de Suelo “E/3/30” que permite hasta 3 niveles de construcción de oficinas, comercios y servicios en el parque.
En octubre pasado, Porfirio Blanco, director de Servicios y Mantenimientos de Inmuebles de la Oficialía Mayor de la Semarnat informó que el parque “ya no resulta necesario para los fines inicialmente concebidos”, según establece en el oficio 512/DGRMTS/00690/2017.
Consultada por REFORMA, la Semarnat confirmó que desde noviembre pasado se inició el proceso de la entrega física, jurídica y administrativa, y desde el pasado 31 de marzo el INDAABIN tomó el control.